Archivo de la etiqueta: OEA

Mañana ante CIDH casos Ayotzinapa, política de drogas y ejecuciones extrajudiciales

Dentro del calendario de audiencias públicas, se analizarán casos relacionados con México y mañana a la 13:15 horas, los integrantes del GIEI el Centro Prodh y Tlachinollan presentarán la “Investigación y Primeras conclusiones de las desapariciones y homicidios de los normalistas de Ayotzinapa”.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) inició hoy las audiencias correspondientes al 156 Período de Sesiones y concluirán el 23 de octubre, en la sede del organismo en la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos, (OEA) en Washington, DC.

Dentro del calendario de audiencias públicas, se analizarán casos relacionados con México y mañana a la 13:15 horas, los integrantes del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), así como el Centro Pro de Derechos Humanos y el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan presentarán la “Investigación y Primeras conclusiones de las desapariciones y homicidios de los normalistas de Ayotzinapa”.

A las 14:30 horas toca el turno a “Derechos Humanos y políticas de drogas en México”, a la que asisten la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, México Unido contra la Delincuencia, Asistencia Legal por los Derechos Humanos, Centro de Derechos Humanos “Fray Francisco de Vitoria OP”, **Colectivo por una Política Integral Hacia las Drogas (CuPIHD), Espolea, El Caracol AC, ReverdeSer Colectivo, Robert Kennedy Human Rights y 4 organizaciones más **.

De las 15:45 a las 16:45, continuará la audiencia “Denuncias sobre ejecuciones extrajudiciales en México”, donde participarán Article 19, capítulo México, Asociación de Familiares de Detenidos, Desaparecidos y Víctimas de Violaciones de Derechos Humanos en México; Centro de Derechos Humanos Bartolomé Carrasco Briseño, Colectivo contra la Tortura y la Impunidad, Human Rights Watch, WOLA, y otras 23 organizaciones.

Antes, de 11:30 a 13:00 horas se presentará la audiencia sobre el caso de Manuel Santiz Culebra y otros, relacionado con la Masacre de Acteal en la que participan la organización Las Abejas de Acteal, el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas.

En todas las anteriores asistirán representantes del Estado Mexicano, quienes expondrán sus observaciones a los casos referidos.

El jueves 22 de octubre de 17:45 a 18:30 se realizará la audiencia Derechos Humanos e intercepción de personas elegibles para la protección internacional en la que participan diversas organizaciones, entre ellas dos mexicanas que son: Sin Fronteras IAP México y Clínica de Derechos Humanos del Programa Universitario de Derechos Humanos de la Universidad Nacional Autónoma de México (PUDH).

Mientras que el viernes 23 de octubre se presentará la audiencia Los derechos humanos y el agua en América en la que participarán el Centro de Derechos Humanos “Bartolomé Carrasco Briseño A.C.” (BARCA-DH), México, New Mexico Environmental Law Center, entre otras organizaciones de carácter internacional.

En el siguiente enlace puede consultarse el calendario completo de las audiencias: http://www.oas.org/es/cidh/sesiones/docs/Calendario-156-audiencias-es.pdf

Mientras que las audiencias podrán seguirse en vivo por su página en Internet http://www.oas.org/es/cidh/
además de que los videos de dichas transmisiones estarán disponibles posteriormente en la página Web de la CIDH.

Cabe mencionar que la CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos, cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

El organismo tiene el mandato de promover la observancia de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia y está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

Fuente de la noticia: http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?Idn=541233&idFC=2015#sthash.xHOYL1Uz.dpuf

Fuente de la Imagen: http://www.oas.org/es/cidh/sesiones/docs/Calendario-156-audiencias-es.pdf

Agregadas por el blog

Informe de la OEA sobre las drogas aboga por la rehabilitación y la inserción social

El informe de la Organización de los Estados Americanos (OEA) sobre el problema de las drogas en Latinoamérica aboga por la rehabilitación y la inserción social como alternativa al encarcelamiento de los consumidores, dijo hoy a Efe en Montevideo el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

“Tiene una particularidad, es un enfoque realizado en clave de derechos, con una óptica de salud pública que reconoce que hay realidades diferentes en distintos países y que cada uno debe encontrar una solución en función del pacto social que pueda alcanzar y del problema que debe atacar”, señaló Almagro.

Para el secretario general de la OEA, este informe “sirvió para ensanchar la visión” de los países de la región en el enfoque para abordar el asunto, “sin dejar de aplicar sus medidas de seguridad pero teniendo en cuenta que la prevención y la rehabilitación son elementos fundamentales”, agregó.

Almagro presentó el informe en su participación en el seminario internacional “Nuevos enfoques en políticas de drogas en el siglo XXI”, en el que hoy se aprobará una declaración elaborada entre parlamentarios de la región de cara a la Asamblea General de la ONU sobre el Problema de las Drogas (UNGASS) de 2016 en Nueva York.

Durante su intervención, el también excanciller uruguayo destacó la “importancia de examinar con cuidado las (políticas) de descriminalización de las drogas para su uso personal” así como la necesidad de estudiar “alternativas para el encarcelamiento como parte de un enfoque para los derechos humanos” en este tema.

Además, indicó que el informe de la OEA “no encuentra ningún apoyo en ningún país para la despenalización o legalización de las demás drogas ilegales (además de la marihuana)”.

El secretario general de la OEA también valoró la necesidad de un enfoque “múltiple y de gran flexibilidad” para abordar la problemática y también subrayó que los países de la región deben “mantener la unidad en la diversidad”.

Por otro lado, Almagro informó que en la próxima reunión de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas de la OEA (CICAD), que tendrá lugar el próximo noviembre en Trujillo (Perú), habrá un espacio dedicado al debate para lograr un consenso de cara a la UNGASS.

“En los últimos tres años, en el hemisferio hemos logrado abrir un debate sobre las políticas de drogas en nuestros países, dejar atrás los viejos prejuicios que lo dominaron en los últimos 40 años y debatir políticas enfocadas en el ser humano y, en especial, en la juventud”, dijo el uruguayo para cerrar su discurso.

Durante su participación en el seminario estuvo acompañado por el secretario nacional de drogas de Uruguay, Milton Romani, su par brasileño, Vitore Maximiano, y por el secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Control de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas de Ecuador (Consep).

Almagro, exministro de Relaciones Exteriores de su país durante el mandato del expresidente José Mujica (2010-2015), dijo a Efe que el informe de la OEA es uno de “los legados mas importantes” del que fuera secretario general de esta organización entre 2005 y 2015, el chileno José Miguel Insulza.

Comisión Global de Políticas de Drogas aboga en Uruguay por regular los mercados

La Comisión Global de Políticas de Drogas, organización que reúne a personalidades internacionales en contra del modelo prohibicionista en la lucha antidrogas, abogó hoy en Montevideo por la regulación de los mercados de esas sustancias para combatir el narcotráfico y promover los derechos humanos.

“Se debe buscar la regulación de las drogas porque son riesgosas, no porque son seguras. Tenemos que entender el espectro de riesgo de cada droga y crear una regulación con distintas reglas dependiendo de la droga y los riesgos que conlleva y también los beneficios”, defendió la representante de la Comisión Global, Zara Snapp.

Esa organización internacional nació en 2008 como una iniciativa de 17 líderes políticos e intelectuales, como el ex secretario general de la ONU Kofi Annan, el escritor peruano Mario Vargas Llosa y el expresidente de Brasil Fernando Henrique Cardoso, para promover un debate alternativo a la represión de las drogas en el mundo.

Durante su participación en el seminario internacional “Nuevos enfoques en políticas de drogas en el siglo XXI” este miércoles en el Parlamento uruguayo, Snapp recordó que la Comisión Global abogaba inicialmente por la descriminalización del uso de drogas porque era impensable recomendar abiertamente la regulación del mercado de esas sustancias.

“Esto nos ha tomado mucho tiempo de pensar. Al principio, en 2011, no queríamos hablar de eso. Sabíamos que no iba a ser posible. Creo que en 2014 con el ejemplo de Uruguay, con el ejemplo de varios estados en Estados Unidos, hubo un reconocimiento de que es necesario abordar toda la problemática”, contó.

Uruguay aprobó en diciembre de 2013 una ley impulsada por el expresidente José Mujica (2010-2015) para regular la producción y la comercialización de la marihuana, medida que posicionó al país en la vanguardia de las políticas alternativas para enfrentar el narcotráfico a nivel mundial.

Snapp presentó el informe de 2014 preparado por la Comisión Global con vistas a incidir en la Asamblea Especial de las Naciones Unidas sobre el tema (UNGASS) en abril de 2016, en Nueva York, y plantear la revisión de las convenciones internacionales que corroboran la represión en la lucha contra las drogas.

En ese sentido, la experta reiteró el “fracaso de la guerra contra las drogas” que ha aumentado la inseguridad en América Latina, principal región productora de hojas de coca, y culminado en la muerte vinculada al narcotráfico de miles de personas.

Asimismo, argumentó que la penalización del consumo de las drogas ha sido ineficaz, aumentando la población carcelaria y la violencia.

“Es importante notar que solo el 10 % de los usuarios de drogas ilegales tienen un uso problemático. Lo podemos pensar con el alcohol. No todos los que toman vino cuando salen a cenar tienen un uso problemático pero siguen disfrutándolo”, comparó Snapp y agregó que lo que hace falta es “información clara”.

Por su parte, el diputado uruguayo Sebastián Sabini remarcó la necesidad de cambiar la mirada a través de la legislación ya que las personas asocian la moral a las leyes, con el pensamiento de que “lo que la ley permite está bien y lo que no permite está mal”.

También participaron en las primeras mesas del seminario el diputado chileno Alberto Robles, el senador mexicano Alejandro Encinas, la asambleísta ecuatoriana María Alejandra Vicuña y el diputado costarricense Marco Vinicio Redondo.

Las jornadas de dos días iniciadas hoy en Montevideo fueron organizadas por la Cámara de Diputados, el Ministerio de Relaciones Exteriores y la Junta Nacional de Drogas de Uruguay, junto con la Fundación alemana Friedrich Ebert.

La idea es presentar una Declaración de Montevideo que aporte en las discusiones de la UNGASS 2016 hacia una apertura de las políticas antidrogas con un enfoque sanitario y de derechos humanos y un rechazo al modelo represivo actual.

Fuente: Telemundo Atlanta- http://www.telemundoatlanta.com/189_mexico/3288560_informe-de-oea-sobre-drogas-aboga-por-la-rehabilitacion-y-la-insercion-social.html

La OEA ya no cree en la ‘Guerra contra las drogas’

La Universidad de Panamá organizó esta semana un seminario sobre los retos que enfrenta Centro América y Panamá donde fueron discutidos, entre otras cosas, el colapso de la política de ‘Guerra contra las drogas’. Se espera que circule a corto plazo una memoria del evento, organizado por el Observatorio de las Drogas y el Departamento de Sociología de la primera casa de estudios del país.

Según la Organización de Estados Americanos (OEA) hay más de 3.5 millones de personas encerradas en las cárceles del hemisferio (la mayor parte en EEUU y el resto en América latina). Un tercio de ese total está en la cárcel por delitos, generalmente menores, relacionados con las drogas. La OEA señala que la región debe reducir ese número de privados de libertad que “vulnera los derechos humanos”.

La Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD) en una reunión reciente llegó a la conclusión que todos los planes para combatir el flagelo han arrojado resultados desastrosos. El informe que se presentó en el seno de la reunión de CICAD destacó el aumento sistemático del consumo de drogas ilícitas entre los sectores más jóvenes de la población. También informó sobre el incremento del número de jóvenes encarcelados por las políticas represivas absurdas que se han aprobado en los últimos lustros.

El CICAD recomienda ahora que es necesario hacer énfasis en la perspectiva de la salud pública en lugar de centrarse en la persecución criminal. Este enfoque es el presentado por el procurador general de EEUU el año pasado. Washington, la OEA y el CICAD coinciden en que el sistema de justicia y de encarcelamiento vigentes están en crisis. El sistema colapsó y buscan fórmulas para reconstruir una política que enfrente los errores cometidos en el pasado. En EEUU la mayoría de los presos son jóvenes. Además, más del 50 por ciento de éstos son casos relacionados con las drogas.

EEUU reconoce ahora que la política de la ‘Guerra contra las drogas’ formulada por Nixon en 1972 sólo empeoró el problema. A su vez, cuando Reagan ‘globalizó’ esa línea de acción lo que hizo fue internacionalizar la crisis. Durante más de 40 años, la ‘Guerra contra las drogas’ le permitió al crimen organizado participar en forma más activa en el sistema financiero de EEUU. Como consecuencia, logró penetrar el sistema financiero mundial. Se calcula que cerca de mil millones de dólares producto del negocio de las drogas ilícitas se lavan anualmente en el sistema bancario norteamericano y sus ramificaciones a escala global.

En la actualidad, los gastos que representa la ‘Guerra contra las drogas’ superan las ganancias que se producen en el sistema financiero. EEUU busca la fórmula para convertir el consumo de drogas en un negocio lícito, poniendo fin a la política de criminalización fracasada. La OEA felicita a países con los niveles más altos de violación de los derechos humanos por sus esfuerzos en esta materia.

Un poco en serio y otro poco en broma, la OEA dijo que EEUU y Colombia están trabajando en un plan para mejorar las condiciones carcelarias de sus países. Sorprendió a todos cuando agradeció a Colombia por su liderazgo en la exploración de alternativas al encarcelamiento desde un enfoque de derechos humanos. México y Colombia tienen los peores antecedentes en materia de derechos humanos de América latina. La Casa Blanca no tardó tampoco en felicitar a Bogotá.

La Casa Blanca dijo que “no debemos confiar en las fuerzas de seguridad y hay que buscar una perspectiva de salud pública”. El CICAD agregó que “las prioridades no deben ser la reducción de la oferta y el control de estupefacientes, sino la prevención del consumo y de los daños asociados”.

Mientras que el tráfico de drogas ilícitas sea un negocio, los discursos de los políticos se lo llevará el viento. La única manera de acabar con la criminalización de la droga es mediante la regulación de su comercialización. Este paso se enfrenta a una oposición de los sectores que controlan los hilos financieros en los más altos niveles bancarios de EEUU y sus ramificaciones globales. También se opondrán a una regulación los fabricantes de armas y las instancias militares y policiales que se benefician del negocio de la ‘Guerra contra las drogas’. Forman parte de una red global de venta y contrabando de armas que se legitima reprimiendo a los consumidores y adictos.

Fuente: http://www.marcoagandasegui15.blogspot.mx/

Fuente de la imagen: http://www.google.com.mx/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&cd=&cad=rja&uact=8&ved=0CAcQjRw&url=http%3A%2F%2Fwww.metroecuador.com.ec%2F54719-la-oea-se-rectifico-en-informe-de-drogas.html&ei=XeBQVYOmJ8qxsAWfqYHgBw&bvm=bv.92885102,d.b2w&psig=AFQjCNG5Um-KqKvX9jRgC9hmCpTJqxHxNg&ust=1431448337538164

Las drogas y la despenalización

Cancilleres y otros representantes de 32 de los 34 países miembros de la OEA participaron la semana pasada en una asamblea extraordinaria de esa entidad para analizar posibles cambios de políticas regionales para el combate contra las drogas. La cita tuvo como antecedente a la asamblea general del año pasado, que pidió analizar la opción de la despenalización como una posible forma de evitar la violencia y corrupción que el tráfico de drogas provoca.
La sesión de la OEA se realizó en Guatemala y no llegó a sugerir el debate de la legalización como una vía para enfrentar este flagelo, pero tampoco se refirió, como en años anteriores, a conceptos como “droga cero” ni “guerra frontal contra el tráfico de estupefacientes”.
Con 32 asistentes, era obviamente muy difícil que se lograra un consenso respecto a la despenalización de las drogas, un tema que sigue siendo muy polémico y respecto del cual solamente Uruguay ha dado un paso trascendental con la legalización de la marihuana. El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, anfitrión del encuentro, apoya también la legalización de la producción, consumo y tráfico de drogas, incluida la cocaína. Otros mandatarios se animan a plantear que la despenalización sea por lo menos debatida. Entre ellos, Juan Manuel Santos, de Colombia, y Rafael Correa, de Ecuador, como recordó el suplemento Aldea Global de Página Siete.
Pérez Molina se mostró frustrado con la tibia resolución de la OEA formada en su país y dio a entender que Guatemala no tiene por qué esperar a que las otras naciones tomen iniciativas en el sentido que esa nación desea asumir. “Las políticas (del combate a las drogas) responden a intereses de otro país, en Guatemala no somos consumidores, somos un país de tránsito”, expresó el Mandatario.
En México y Centroamérica se registran 30 muertes por cada 100 mil habitantes al año debido a la violencia que generan los cárteles de las drogas, la cifra más alta entre los países que no que no enfrentan una conflagración bélica. En Europa muere una persona por cada 100 mil habitantes.

La cita de la OEA en Guatemala buscaba alcanzar un consenso regional sobre el combate a las drogas y llevar el mismo a la Asamblea de Naciones Unidas de 2016. Existen grupos de presión y países que insistirán para ese evento la despenalización de las drogas como la única vía que reducirá la violencia y bajará los niveles de corrupción ocasionados por el tráfico. Este diario considera que es precisamente ésta la vía para luchar contra los problemas mencionados líneas arriba.

En México y Centroamérica se registran 30 muertes por cada 100 mil habitantes al año debido a la violencia que generan los cárteles de las drogas.

FUENTE: http://www.paginasiete.bo/opinion/2014/9/26/drogas-despenalizacion-33268.html

“En la OEA se rompió el tabú sobre la política antidrogas”

La reciente resolución que se aprobó en ese sentido airea el debate hemisférico al respecto. ¿Cuál es el balance de la “guerra” contra las drogas? ¿Cuáles errores se han cometido? ¿Qué hacer frente a las nuevas realidades de la producción, tráfico y consumo? Las respuestas a estas y otras preguntas permitirán diseñar nuevas estrategias conjuntas de acción frente a este flagelo. De ahí la importancia de lo logrado por el organismo regional, a pesar de que quisiéramos que se fuera más allá en las decisiones adoptadas.

“En la OEA se rompió el tabú sobre la política antidrogas”, dijo la canciller, María Ángela Holguín, al hacer un balance de lo logrado en Guatemala. No le falta razón. Hasta hace pocos años era una herejía proponer que se adelantara un balance sosegado sobre lo logrado y pensar en nuevas alternativas para tratar este espinoso asunto. Quien levantara la cabeza en los escenarios multilaterales para hacerlo corría el riesgo de quedar con el sombrero de paria, a pesar de que las voces sensatas que pedían una revisión del tema iban en aumento. Vea pues.

Ese nudo gordiano se comenzó a romper durante la Cumbre de las Américas en Cartagena. El presidente Santos se dio la pela de plantear el tema frente a sus pares de la región. Fue una apuesta arriesgada, pero le funcionó. Algunos países como Estados Unidos, normalmente reacios a la consideración de una perspectiva distinta, terminaron por aceptar que se hablara del tema. Eso sí, aclarando que no implicaba un cambio en su posición. Precisamente de eso se trataba, de abrir el debate y buscar nueva políticas en los foros multilaterales, sobre la base del consenso.

Sin embargo, para lograrlo hay que entender varias realidades. Primero, que la batalla, como bien lo señaló la canciller Holguín, no se ha ganado. Existen logros importantes y victorias parciales en algunos países, y frente a algunas de sus variables, como en el caso de Colombia. Ello, sin embargo, a lo que conduce es a que se desplacen los lugares de cultivo, producción, tráfico, lavado de activos y, al final, aumente el consumo en otros países. Esa es una realidad frente a la que algunos gobiernos de la región prefieren hacerse los de la vista gorda. El que no esté en su radar no implica que no termine por llegarles alguna de estas plagas. De ahí la importancia de actuar a tiempo, de manera consensuada y con todas las cartas en la mano para saber cómo jugarlas en el momento preciso.

Ese fue uno de los grandes logros de Cartagena. Los jefes de Estado le dieron a la OEA un mandato para que se hiciera un estudio sobre el tema. Su secretario general, José Miguel Insulza, entregó al presidente Santos en 2013 un documento en el cual se plantearon cuatro escenarios posibles de acción. Esto motivó la realización de dos asambleas de la OEA en Guatemala, una el año pasado y ahora esta segunda, con resultados muy positivos.

Lo que se aprobó allí puede parecer de simple sentido común, pero nunca se había puesto de esta manera en una resolución de un ente multilateral: que el tema del consumo pase a ser abordado como un tema de salud y prevención; que haya una nueva perspectiva judicial; que se encuentren alternativas al encarcelamiento, en especial en el caso de jóvenes y mujeres que actúan como “mulas”, o que se defina una nueva perspectiva de cooperación multilateral, entre otros temas. Lo anterior, por supuesto, con un compromiso hemisférico de lucha sin cuartel contra el narcotráfico.

De aquí, con esta bandera que asume América, el tema se llevará a la ONU para que se considere como un insumo en la Asamblea Especial que tendrá lugar en 2016. Cada uno de estos pasos adelantados irán permitiendo armar el mecano del complejo tema de las drogas en toda su dimensión. Y así, las decisiones hemisféricas tendrán un alcance mundial. Que así sea.

FUENTE: http://www.elespectador.com/opinion/editorial/oea-y-el-tabu-de-drogas-articulo-518944

Destaca Meade [SRE] interés de México en articular políticas para víctimas de drogas

Durante su participación en el 46º periodo extraordinario de sesiones de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) dedicada al problema de las drogas, el secretario de Relaciones Exteriores (SRE), José Antonio Meade Kuribreña, recalcó esta oportunidad de los países para externar su voz y así enriquecer las políticas y estrategias vigentes para atender el problema sobre este tema.

Al encabezar a la delegación mexicana en el evento realizado en Guatemala e inaugurado por el presidente de ese país, Otto Pérez Molina, el titular de la SRE resaltó también el interés de México por articular políticas integrales que mejoren la atención a las víctimas de las diferentes manifestaciones de este fenómeno, promuevan la inclusión y la reintegración social, la salud individual y pública así como la reconstrucción del tejido social.

En un comunicado, se señala que el objetivo es que estas acciones a favor del individuo, enmarquen una perspectiva de la prevención del daño social que guíe nuestra acción en los trabajos que han comenzado tanto en Nueva York como en Viena hacia la sesión especial de la Asamblea General de la ONU sobre drogas de 2016.

Meade Kuribreña destacó que el debate sustantivo, plural y transparente, la mayor inclusión de insumos y de actores como las organizaciones internacionales, la sociedad civil y la academia, son indispensables para articular el compromiso global que se requiere para atajar este reto, mencionó Meade.

Al finalizar el periodo extraordinario se adoptó la resolución titulada “Reflexiones y lineamientos para formular y dar seguimiento a las políticas integrales rente al problema mundial de las drogas en las Américas”, el cual enfatiza que los elementos pueden con considerarse consensos regionales para alcanzar mejores resultados en reducir los efectos negativos que este fenómeno tiene sobre la sociedad, la salud, el desarrollo y el estado de derecho.

La resolución adoptada conmina a los Estados miembros a instrumentar políticas más humanas y eficaces que, de manera concertada, coloquen al individuo y su bienestar en el centro de toda la acción gubernamental. Los países de la OEA acordaron transmitir estos resultados a la Organización de las Naciones Unidas, para su consideración en el camino hacia la sesión especial de ese organismo que se efectuará en 2016.

FUENTE: http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?Idn=442296&idFC=2014

Insulza: Latinoamérica está lista para luchar contra drogas con nuevo ángulo

Sesión Ordinaria del Consejo Permanente de la OEA

Infolatam/Efe

Washington, 10 de septiembre de 2014

  • El secretario general de la OEA dijo que hay un “consenso” en la región sobre la necesidad de no “hacer pagar con dureza a los usuarios de drogas”, sino a través de la legalización, control estatal del mercado o despenalización de drogas como la marihuana.
  • En opinión de Insulza para reducir el consumo de drogas se debe poner el acento “en el problema sanitario (de los estupefacientes), intensificar la prevención y los tratamientos”, más que centrarse en penalizar duramente a consumidores o pequeños actores en el menudeo.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, dijo que Latinoamérica ha roto los tabús y está lista para tratar el problema del consumo de drogas con un nuevo ángulo, como menores penas por la pequeña tenencia y consumo.

En una conferencia en el Diálogo Interamericano, en Washington, el secretario general de la OEA dijo que hay un “consenso” en la región sobre la necesidad de no “hacer pagar con dureza a los usuarios de drogas”, sino a través de la legalización, control estatal del mercado o despenalización de drogas como la marihuana.

“Demasiadas personas acaban en la cárcel por uso o posesión de un pequeño monto de droga”, indicó Insulza en un debate sobre el problema de las drogas y el narcotráfico en Latinoamérica.

La OEA publicó el pasado año un informe en el que destacaba el riesgo de mantener las misma políticas en la lucha contra la drogadicción, debido a que la región no estaba alcanzando objetivos tangibles.

“Los países de la OEA han roto el tabú sobre un debate para una política antidroga más eficaz y humana”, indicó Insulza.

Uruguay, que ha legalizado el consumo de marihuana con la intención de acabar con el mercado ilegal y la delincuencia relacionada, ha abierto un debate en Latinoamérica sobre los beneficios de la legalización y la despenalización.

“El experimento en Uruguay es muy importante, es una experiencia que nos permitirá conocer los resultados y qué hacer en el futuro”, aseguró Insulza.

En opinión de Insulza para reducir el consumo de drogas se debe poner el acento “en el problema sanitario (de los estupefacientes), intensificar la prevención y los tratamientos”, más que centrarse en penalizar duramente a consumidores o pequeños actores en el menudeo.

Fuente: http://www.infolatam.com/2014/09/10/insulza-latinoamerica-esta-lista-para-luchar-contra-drogas-con-nuevo-angulo/?utm_source=Newsletter+de+Infolatam&utm_medium=email&utm_campaign=Newsletter_11_septiembre_2014_Santander+nombra+por+unanimidad+a+Ana+Patricia+Bot%C3%ADn+presidenta+del+Santander 

46 PERÍODO EXTRAORDINARIO DE SESIONES DE LA ASAMBLEA GENERAL DE LA OEA

El Cuadragésimo Sexto Período Extraordinario de Sesiones de la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) se celebrará el 19 de septiembre de 2014, en la ciudad de Guatemala, Guatemala. Las sesiones tendrán lugar en el Centro de Convenciones del Hotel Camino Real, ubicado en Calle Camino Real 0-20, Ciudad de Guatemala, Guatemala.

Fuente: http://www.cvent.com/events/forty-sixth-special-session-of-the-oas-general-assembly/event-summary-d2a1b2b4da2f4a2c8240842313b2626b.aspx?lang=

Reglas Claras: La Regulación Uruguaya en medio de una región expectante

Hasta hace poco, el debate sobre políticas drogas estaba lleno de tabúes, imprecisiones y cooptado por coloridas conveniencias políticas. En consecuencia, las soluciones para ‘el problema de las drogas’, al ser monopolizadas por corrientes conservadoras que encontraban en una sociedad subyugada por el miedo, la mano dura y la represión, la solución única para llegar al utópico mundo libre de drogas, hicieron del prohibicionismo y la represión los pilares centrales para articular una forma de contener el uso de las drogas ilegales y al mismo tiempo mostrar éxitos en las políticas de control y seguridad. Esta lógica se expandió por el mundo, pero de especial manera por Latinoamérica.

Este enfoque, de la mano con una profunda desproporcionalidad en las penas (por comercializacióon o uso), resultó en significativos aumentos en las detenciones y altas tasas de encarcelamiento, contribuyendo en gran parte a la crisis carcelaria que vive hoy la regiòn. Al mismo tiempo, las políticas preventivas, al ser basadas en supuestos ideológicos y conveniencias morales, no lograron reducir el uso de drogas, incluso resultando en que las mismas leyes que las intentaban prohibir causaran efectos más negativos sobre la sociedad que el mismo uso. En suma, jóvenes, mujeres y quienes menos tienen, pagaron los mayores costos. Pero como si esto fuera poco, el mismo sistema prohibitivo ayudó a que una serie de organizaciones criminales y grupos menores obtuvieran millonarias ganancias gracias a la producción y la venta de drogas, permitiendo de fácil manera que gracias a ellos financiaran sus actividades delictivas y criminales. La guerra contra las drogas resultó en una bochornosa derrota.

EREVCOMPLEn paralelo, las políticas regulatorias sobre las drogas legales, mostraron la posibilidad de lograr resultados positivos al educar y establecer reglas claras que redujeran los efectos negativos sobre la sociedad. Por ejemplo, las campañas de prevención enfocadas en el uso de alcohol y el aumento de fiscalización a conductores han mostrado en una serie de países ser una formula eficaz para reducir el numero de accidentes, muertes, costos y externalidades negativas. La regulación responsable ha facilitando el desarrollo de sociedades abiertas, responsables y donde se respetan las libertades de las personas.

Pero Uruguay nos sorprendió. “Alguien tiene que ser el primero”, esta fue la frase con la que en junio del 2012 el presidente de Uruguay José Mujica sorprendió a una sumisa región y a quienes cuestionaban su osado plan de legalizar la marihuana. En simple, tenía mucha razón, para lograr cambios de fondo se requería principalmente coraje.

Alzas considerables en la prevalencia de uso de cannabis, cárceles donde el 10% de quienes están ahí lo hace por infracciones menores a la ley de drogas y un empoderamiento del crimen organizado gracias a los recursos del tráfico; fueron algunas de las señales internas que llevaron a que Uruguay se embarcara en una profunda reflexión que luego decantaría en una reforma de fondo. De cierta manera, y de la mano con las decisiones de los Estados de Colorado y Washington en Estados Unidos, por primera vez el debate veía la luz fuera de centros académicos, marchas y dialogo social. Ya el mundo contaba con países y estados que estaban dando pasos.

La situación en el vecindario es también favorable. Una ola de discusiones ha generado una serie de reformas (de menor o mayor impacto) a leyes de drogas en diferentes países Latinoamericanos. El activismo de peso liderado por ex presidentes como Fernando H Cardoso, Ricardo Lagos, Ernesto Zedillo y César Gaviria, presidentes como Juan Manuel Santos y Otto Pérez Molina, ha roto parte del hielo en una región que sigue siendo conservadora al momento de avanzar en reformas y sigue de sobre manera confiando en reducidas elites políticas al momento de tomar decisiones. Al mismo tiempo, la llegada a consensos de alta importancia por parte de organizaciones multilaterales como la OEA, PNUD y hasta el más reciente documento publicado por la London School of Economics; generaron una serie de soportes lo suficientemente fuertes para que Uruguay, Latinoamérica y todos los reformistas no se sintieran tan solos.

Uruguay optó por un estricto sistema regulatorio para el mercado del cannabis que se basa en un monopolio por parte del Gobierno. Un enfoque opuesto al que vemos en los estados de Colorado y Washington y que el mismo Presidente de Uruguay calificó de estar basado en la “ficción” y la “hipocresía”. En concreto, el modelo regulatorio implementado en este país tiene mayores posibilidades de reducir los recursos del crimen organizado, al ser ahora, el Gobierno su principal competidor. Otros beneficios de este modelo regulatorio incluyen una expansión en los derechos de las personas, mayores posibilidades de implementar políticas sanitarias y educativas, y por sobre todo, actuar con una mayor responsabilidad fiscal no solo respecto al gasto sino que también al recolectar impuestos. En términos generales, el país goza de una política sensata que se basa en mirar a la problemática de las drogas de frente y no dándole la espalda como todavía ocurre en la mayoría de los países del mundo.

Por otro lado, uno de los temores más grandes respecto a la implementación de la regulación, tiene que ver con la mirada regional por sobre la individual. Una serie de voces internacionales constantemente argumentaron que para avanzar en la “legalización de la marihuana” primero debía existir una voluntad y compromiso regional, ya que un solo país no sería capaz de hacerlo de manera exitosa. El problema radica en que la capacidad de acuerdos regionales de esta escala, sumado a la presión de organizaciones multilaterales por continuar con las mismas políticas, se mantienen como un obstáculo casi insuperable para lograr consensos internacionales. Los costos que muchos países están pagando al continuar con políticas acracias es demasiado alto y simplemente no vale la pena seguir esperando que el concierto internacional se ponga de acuerdo.

Ahora bien, es razonable que exista un cierto miedo por parte de la comunidad regional y especialmente por parte de los países vecinos cuando estos se encuentran criminalizando la oferta y en un país conjunto  legaliza la demanda (junto con la oferta). Sin embargo la evidencia nos muestra que no deberían existir disparos importantes en el aumento del consumo, como tampoco un alza en la demanda por cannabis proveniente del mercado negro (ya que el precio está fijado para que esto no ocurra). Las voces que hablan lo contrario son principalmente alarmistas y carecen de argumentos reales para fundamentar sus llamados al miedo. De cierta manera son gritos de derrota.

Por sobre todo, el coraje y visión de Uruguay han forzado a que en gran parte de los países de la región estén tomando lugar acciones y debates concretos en torno a la necesidad de reformas. No hay país en la región donde no se esté considerando la necesidad de revisar y mejorar los paradigmas actuales.

No hay vuelta atrás. Las políticas de drogas basadas en conveniencias políticas y trabas morales están en retirada, y es momento que países como Bolivia, Colombia y México asuman un liderazgo concreto en la región en base a sus dramáticas experiencias. Junto con ellos, urge que el resto de la región, y en especial países que no están tan contaminados por muertes y violencia, sigan la senda de Uruguay antes que sea demasiado tarde. América Latina debe continuar su liderazgo en demostrar que puede conseguir políticas de drogas fundamentadas en la evidencia, que respeten la ciencia, pongan al centro la salud pública pero que por sobre todo respeten los derechos humanos. Uruguay es un faro que vale la pena usar como guía.

Por Eduardo Vergara,Asuntos del Sur

Fuente: http://www.asuntosdelsur.org/blog/2014/08/18/reglas-claras-la-regulacion-uruguaya-en-medio-de-una-region-expectante/