Archivo de la etiqueta: Mariguana

Drogas: ¿Golpe de timón?

 

José Antonio Crespo
crespo5501@hotmail.com

Sin duda la política sobre drogas anunciada por Enrique Peña Nieto recientemente representa el cruce de un umbral cualitativo, un cambio de modelo, del rígido prohibicionismo punitivo a uno en que se enfoca el problema como de salud pública, reconociendo el fracaso e irracionalidad del esquema prohibicionista. Paradójicamente, aunque pareciera un movimiento hacia el futuro, en realidad lo es al pasado, pero un pasado más racional y adecuado que abandonamos en 1939, cuando Estados Unidos nos obligó a adoptar el prohibicionismo. Justo antes de esa fecha, México había mantenido una aproximación a la mariguana como asunto de salud pública. Ahora se retoma, al menos parcial e inicialmente, lo que nunca debió abandonarse (fue Lázaro Cárdenas, tan autónomo en materia petrolera, quien se doblegó en el tema de las drogas frente a Estados Unidos).

Los gobiernos priístas decidieron administrar el problema para mantener bajos costos al ciudadano (como también hace Estados Unidos). Pero la alternancia presidencial en 2000 afectó fuertemente el entramado mediante el cual aquella estrategia funcionaba. Además vino la decisión de Vicente Fox de declarar una “guerra sin cuartel” a los cárteles de la droga, que elevó la violencia. Y después, Felipe Calderón metió el acelerador a ese esquema, por lo que la violencia se disparó exponencialmente (los datos no mienten). La decisión de Calderón de vestir un uniforme militar de talla más grande, simbolizó muy bien dos cosas: A) su determinación de conseguir mediante esa estrategia la legitimidad que no obtuvo en las urnas, y B) el hecho de que le quedó grande la estrategia elegida (igual que el uniforme). Los especialistas del tema insistieron en que, si bien Calderón podía obtener los primeros años gran popularidad, las cosas se le saldrían de control (pues era pegarle al avispero) y su estrategia se le revertiría políticamente. Así ocurrió. Con Peña las cosas no cambiaron gran cosa, pues siendo ese un punto muy vulnerable del gobierno de Calderón, el candidato priísta prácticamente no habló del tema durante su campaña (sino que se centró en las reformas estructurales a la Constitución). Eso sugiere que Peña no sabía bien a bien qué hacer en materia de narcotráfico. Y de ahí que la violencia e inseguridad hayan continuado en patrones similares a los de Calderón. Pero la despenalización gradual en Estados Unidos, el fallo de la Suprema Corte amparando el derecho al uso recreativo de marihuana, y el cada vez más evidente fracaso del esquema punitivo, generaron presiones en favor de un golpe de timón. Eso, pese a persistir Peña en su oposición personal, lo que habla al menos de su mayor flexibilidad y capacidad de respuesta en contraste a Calderón (pues jamás reconocería haberse equivocado en su estrategia, y seguramente hoy la sigue defendiendo, pese a su evidente fracaso e irracionalidad).

Con todo, los cambios anunciados quedan cortos en la congruencia que exige un enfoque de salud pública, pues eventualmente se tendría que despenalizar también la producción, distribución y venta de mariguana, y aceptar el derecho de las personas a decidir lo que se ingiere, bajo el enfoque de derechos individuales en que se basó la Suprema Corte al conceder un amparo para el consumo recreativo. Se podría pensar, por ejemplo, que la iniciativa de Peña nos va a equiparar con California, que despenalizó la mariguana para fines curativos pero aún no recreativos (aunque seguramente lo hará pronto). Pero no; allá el uso curativo incluye la posibilidad de fumar la yerba por insomnio, inapetencia, migraña u otras dolencias menores. La producción y venta están despenalizados, y se exige para su compra contar con un permiso otorgado por un médico, válido por varios meses. Eso es lo congruente con un enfoque de salud pública. Y el enfoque de derecho a decidir sin la injerencia del Estado paternalista va más allá. Esos tendrían que ser los siguientes pasos en este nuevo paradigma al que se alude, aunque dado el conservadurismo mexicano (del gobierno y la sociedad), podría tomar mucho tiempo aún.

 

Fuente original: http://www.forumenlinea.com/site/index.php?option=com_content&view=article&id=2845&catid=80&Itemid=493

 

Foto de portada: ReverdeSer Colectivo

Anuncios

Audiencias públicas para las alternativas de la regulación de la marihuana: “Regulación en relación con la seguridad pública”

Amaya Ordorika Imaz, integrante de ReverdeSer Colectivo, participó el día de hoy en la mesa “Regulación en relación con la seguridad pública”, en el marco de las Audiencias públicas para las alternativas de la regulación de la marihuana, a la que convocó la Mesa Directiva del Senado de la República.

Aquí pueden encontrar el video completo de la mesa:

 

Para el seguimiento en redes sociales busca #RegulacionResponsable

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

Duda sobre finalidad de cultivo de marihuana libera a abogado autocultivador de cannabis en Costa Rica

  • Defensa alegó que sembraba cannabis para consumo personal
  • Tribunal señala que cultivo es ilegal y se puede decomisar, pero no es un delito. La falta de pruebas que determinaran si un abogado sembraba marihuana en su casa para luego traficarla, lo libró de ser condenado a prisión.

Este martes 19 de enero, el Tribunal Penal de Alajuela absolvió, por duda, a Mario Alberto Cerdas Salazar, de 57 años, quien estaba acusado por la Fiscalía de esa zona de cuatro delitos de cultivo de marihuana para tráfico.

La Fiscalía había solicitado 24 años de cárcel contra el jurista, quien reside a 30 metros de los Tribunales de la localidad y tenía plantas de cannabis en su casa y expuestas al exterior.

Sin embargo, con dos votos a favor y uno en contra, el Tribunal concluyó que no se pudo demostrar que la finalidad de ese cultivo fuese la comercialización.

La jueza Carolina Leitón, quien leyó el fallo, explicó que se logró comprobar con certeza que Cerdas era un cultivador de droga, pero no que la vendiera.

“Los oficiales de la Policía Judicial declararon que no lograron establecer que el acusado se dedicara al tráfico”, recalcó.

El Tribunal también estuvo formado por Sonia Navarro y Miguel Fernández; este último salvó su voto, pues consideró que al tratarse de una importante cantidad de plantas (177 decomisadas), el fin sí era traficarla a terceros.

El abogado Mario Cerdas, de 57 años, dijo durante el juicio que fuma marihuana desde que estaba en la universidad y su pasión por el cultivo empezó en febrero del 2013. Su defensor, Sebastián Mesén (derecha) le recomendó no seguir con esa práctica. | ADRIÁN SOTO.
El abogado Mario Cerdas, de 57 años, dijo durante el juicio que fuma marihuana desde que estaba en la universidad y su pasión por el cultivo empezó en febrero del 2013. Su defensor, Sebastián Mesén (derecha) le recomendó no seguir con esa práctica. | ADRIÁN SOTO. ampliar

Durante el juicio que empezó el pasado 2 de enero, agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) manifestaron que enviaron a un colaborador para tratar de comprarle droga a Cerdas, pero este se negó.

Al imputado le allanaron su vivienda en cinco ocasiones entre los años 2014 y 2015, y le decomisaron los cultivos.

Cerdas alegó que es consumidor desde hace 20 años.

Sin delito. Durante la explicación de la sentencia, Leitón aclaró que cultivar marihuana es ilegal (aunque no se refirió a leyes en particular), pero que no es delito mientras no se pruebe que el objetivo es comercializarla.

“Lo ilegal es aquella conducta establecida por la ley, mientras que lo delictivo es aquella transgresión que tiene como consecuencia una pena”, enfatizó.

La jueza le recalcó a Cerdas que si sigue sembrando, la Policía puede destruir las plantaciones.

No más cultivo. El sembrar las plantas casi en las narices de las autoridades judiciales, llevó a Cerdas a más de cuatro meses de prisión preventiva, medida que cumplió desde agosto del 2015 y hasta ayer, cuando fue liberado.

A él lo representaron los defensores públicos Sebastián Mesén y Gonzalo Forero, quienes siempre argumentaron que el imputado sembraba marihuana solo para consumirla.

“Se ha hecho justicia porque se demostró que existe una diferencia entre licitud y delito, y que él (Cerdas) nunca cometió un delito, nunca suministró droga a terceros”, manifestó Forero.

Por su parte, Mesén señaló que le recomendaron a Cerdas no seguir con el cultivo de la droga.

El mismo criterio tiene Ana Yancy Quirós, pareja sentimental del imputado.

Esta aseveró: “Obviamente, ya no va volver a sembrar. Si él quiere luchar por ese tema, que lo haga donde no se vaya a ver expuesta su libertad”.

Colaboró la periodista Katherine Chaves R.

Fuente de imagen y noticia: La Nación- http://www.nacion.com/sucesos/juicios/Duda-finalidad-cultivo-marihuana-abogado_0_1537646246.html

Políticas de drogas, por un debate con perspectiva académica

Por Ana Luisa Guerrero

México, DF. 19 de enero de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- El amparo que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) otorgó a cuatro personas para sembrar, poseer, transportar y consumir mariguana con fines recreativos y lúdicos, abrió el debate en torno a la pertinencia de que en México se legisle en la materia. Frente a este escenario, resulta imprescindible abrir los foros a las investigaciones que realiza la academia mexicana.

banner politica drogas CIDE01

Múltiples instituciones desarrollan estudios desde diversas áreas del conocimiento. El Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), a través de su Programa de Política de Drogas (PPD), se ha abocado en describir cómo ha sido la implementación de las actuales políticas de drogas en nuestro país, así como sus efectos.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Adicciones (ENA) 2011, en el país se observó una tendencia de crecimiento poco significativo en el consumo de drogas ilícitas, al pasar de 1.6 por ciento a 1.8 por ciento en la población total de 12 a 65 años, en relación a la encuesta anterior de 2008.

Los datos muestran que la mariguana es la droga de mayor prevalencia con 80 por ciento del consumo total, seguida de la cocaína que contabiliza un usuario por cada 2.4 de mariguana. Los resultados revelan que un millón 200 mil personas habían consumido una droga ilícita en los 12 meses anteriores a la encuesta.

tabla consumo drogas 2011 mexicoENA

Tendencias del consumo de drogas en población total de 12 a 17 años. Fuente: Encuestas Nacionales de Adicciones 2002, 2008 y 2011. **Cocaína también incluye crack.

Catalina Pérez Correa González, profesora e investigadora de la División de Estudios Jurídicos del CIDE e integrante del PPD, aborda temas como la procuración de justicia, el funcionamiento del sistema de justicia penal y la política de drogas en México y América Latina.

En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt señala que, en el inminente debate público, es fundamental que las decisiones asumidas por las instituciones correspondientes ponderen las evidencias e información generadas sobre la actual estrategia antinarcóticos en términos de análisis jurídicos, médicos, de salud pública y mental; en materia de derechos humanos e incluso respecto a los costos sociales y económicos que este fenómeno tiene para las instituciones del Estado.

Maestra y doctora en Derecho por la Escuela de Derecho de la Universidad de Stanford, en California, ha realizado desde su área de estudio las investigaciones El Estado frente al consumo y los consumidores de drogas ilícitas en México y (Des)proporcionalidad y delitos contra la salud en México”, al tiempo de coordinar el libro Justicia desmedida: Proporcionalidad y delitos de drogas en América Latina, realizado por el Colectivo de Estudios, Drogas y Derecho (CEDD) que integran investigadores de Argentina, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Brasil, Uruguay, Perú y México, así como de Holanda y Estados Unidos.

Consumo y consumidores

En el estudio El Estado frente al consumo y los consumidores de drogas ilícitas en México, los investigadores del CIDE —centro público de investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt)— se enfocaron en contextualizar la situación prevaleciente y, a decir de la investigadora, se enfrentaron a que son escasas las fuentes de información para medir el consumo, las cuales provienen de hospitales o sistemas de salud a donde llegan los casos más graves, midiéndose así el consumo más problemático que termina en accidentes o con la intervención de la autoridad.

catalina perez correa01Pérez Correa refiere que el único instrumento que existe es la Encuesta Nacional de Adicciones —con indicadores más recientes de 2011— cuyo enfoque es el consumo como adicción, dejando de lado que no todos los consumos son adicciones.

“Hay consumos que no son problemáticos, consumos frecuentes y ocasionales, los cuales pueden ser problemáticos tanto con sustancias ilegales como legales. Hay personas que pueden tomar alcohol u otras sustancias y tener accidentes o comportamientos destructivos, aunque solo sea una vez cada dos años; o puede haber quienes tomen una o dos copas de vino diarias y no tener conductas problemáticas o problemas de salud”, señala.

Según la investigadora, desde la forma en que se mide el consumo de sustancias ilícitas se observan prejuicios que impiden que se cuente con información puntual, y que además se reflejan en las leyes que regulan el consumo y las conductas vinculadas con ello.

En específico, asevera que cuando estudiaron los códigos penales locales identificaron que a los consumidores se les trata como enfermos que requieren tratamiento forzoso, lo que implica el uso de recursos del sistema de salud pública hacia personas que probablemente no tengan problemas de adicciones.

Bajo esa visión también los hace ver como delincuentes que deben estar encarcelados. La investigación lo documenta con datos proporcionados por la Procuraduría General de la República (PGR), que refieren que de 2009 a mayo de 2013 se detuvo a 140 mil 860 personas a nivel nacional por consumo de drogas, y el inicio de 53 mil 769 averiguaciones previas por consumo en el sistema penal federal en ese mismo periodo.

Desde 2014 el consumo dejó de ser tipificado penalmente como delito, pero la posesión se mantuvo. La Ley General de Salud (LGS) permite la portación de cinco gramos de mariguana, equivalente a dos cigarrillos, aproximadamente, y de medio gramo de cocaína.

El Código Penal Federal establece que si la dosis para consumo está dentro de los rangos previstos en la LGS no se procede penalmente, no se lleva un juicio y no se aplica una sanción. Pero si la posesión está por encima de las dosis de consumo permitidas y en el momento de detectarse no hay indicios de una intención de venta o suministro, incluso gratuito, solo se le procesa por el delito de posesión. Cuando se trata del caso de la posesión con fines de venta o comercio, se procesa conforme a la legislación.

De acuerdo con Pérez Correa, sin importar cualquiera de las tres circunstancias, a las personas que poseen drogas o estupefacientes son detenidas y llevadas a agencias del Ministerio Público donde se les abre una averiguación previa. El ejercicio o no de la acción penal se determina posteriormente, cuando ya se les detuvo con visos de criminalizar a los consumidores.

El trabajo de investigación plantea que las dosis permitidas por la LGS son ambiguas porque no son acorde con la práctica de los consumidores, pues generalmente quienes hacen uso de la mariguana se abastecen con cantidades superiores a las permitidas, lo que significa que en caso de ser detenidos se les procesa como narcomenudeo, aunque no hubiera la intención de comercializar o suministrar.

La profesora del CIDE sede Región Centro refiere que en el caso de la cocaína la dosis permitida no se comercializa porque en el mercado se vende por “grapa”, equivalente a un gramo, el doble de lo que admite la ley.

“Cualquier consumidor que compre la dosis mínima, si lo llegan a detener ya está en el supuesto de narcomenudeo, lo van a procesar como narcomenudista y aplicarle las sanciones que van de diez meses hasta tres años de cárcel”, dice.

Proporcionalidad penal

El principio de proporcionalidad establece que debe haber una relación entre el costo y el beneficio que se obtiene de aplicar una legislación.

Catalina Pérez Correa es integrante del Colectivo de Estudios, Drogas y Derecho que recientemente ha publicado el estudio Justicia desmedida: Proporcionalidad y delitos de drogas en América Latina que aborda la regulación de la posesión y la criminalización de los consumidores.

Para mayor información contactar al correo catalina.perezcorrea@cide.edu o visitar www.ppd.cide.edu y www.drogasyderecho.org.

La proporcionalidad penal, un concepto distinto, establece que las conductas que se penalizan a través de las leyes deben tener una relación con otras conductas y también ante sí mismas; por ejemplo, una infracción de tránsito no puede ser más penada que un homicidio.

La investigación (Des)proporcionalidad y delitos contra la salud en México tuvo como objetivo estudiar qué tanto se respeta el principio de proporcionalidad en la aplicación de las leyes en materia de drogas; se evaluó si el incremento en la penalidad contribuyó a disminuir el consumo y la violencia, se analizó cómo funciona el mercado negro, al tiempo que se evaluaron los costos a las finanzas públicas por tener a una persona encarcelada por delitos de drogas y cuáles son los costos generados a nivel social.

“Comparamos cómo se penan las conductas de acuerdo con el Código Penal Federal y encontramos que, en términos de la ley, pareciera que son más graves algunas conductas de delitos de drogas. Por ejemplo, el transporte de estupefacientes lleva aparejada una pena promedio mayor que la violación de un menor”, detalla.

Este estudio presenta cifras del sistema de procuración de justicia federal en las que se observa un incremento en los casos de procesos penales por delitos menores en materia de drogas hacia consumidores, en su mayoría jóvenes. Cita que en 2010, 74 por ciento de las detenciones que reportó la PGR fue por delitos contra la salud, y que en ese año 41.9 por ciento de las detenciones fueron en materia de venta de drogas al menudeo.

Catalina Pérez Correa explica que los datos que recabaron muestran una inflación de las penas hacia las conductas de drogas “que han repercutido en un sistema penal bastante irracional, como el que sea más grave transportar drogas que violar sexualmente a un menor”.

Esta desproporcionalidad, refiere el documento, se refleja en que la pena máxima establecida para violación entre adultos es once años menor que la pena máxima establecida para los delitos de comercio, producción, suministro, tráfico y transporte de estupefacientes.

La investigadora considera que debe replantearse la forma en que se castigan socialmente estos delitos, a través de un debate público ante la posible legalización del consumo de mariguana.

image icon01Descargar imágenes.

pdf iconVer texto en pdf.

Fuente de imagen y noticia: Agencia Informativa Conacythttp://conacytprensa.mx/index.php/centros-conacyt/4923-politicas-de-drogas-por-un-debate-con-perspectiva-academica-nota

Legalizar el verde pan de cada día. ‘Doña Yerba’ y el fuego de la razón

Situado entre la violencia de sus cárteles y el cambio de paradigma en los Estados Unidos, México debate el sentido de su vieja relación con la marihuana.

legalizar verde pan día

El fuego lo cambió todo. Es fácil imaginar a esos primeros hombres entregados a la experimentación, sometiendo las cosas de este mundo, orgánicas e inorgánicas, al efecto de las llamas, y descubriendo, de cuando en cuando, que tal o cual regalo de los dioses produce una sensación de bienestar, una cercanía con la divinidad, un frenesí momentáneo y adictivo.

Antes de la llegada de Cristóbal Colón era habitual en las culturas del ignoto continente el uso de ciertas plantas, con elementos psicoactivos, con fines religiosos, o, dicho de otro modo, para tender puentes con el mundo de sus dioses. La marihuana no era una de ellas. Esa fue una de las contribuciones hechas por los colonizadores.

En México, la prohibición moderna sobre el uso de suministros naturistas capaces de inhibir el dolor, modificar el estado anímico o alterar las percepciones data de los gobiernos posrevolucionarios. En los años previos y porfiristas, la marihuana y la amapola se hallaban en cualquier botica, esos negocios tenían de todo.

A partir de la década de los veinte del siglo pasado, con los generales sonorenses al mando, México se alineó con las medidas adoptadas por Estados Unidos. En 1925 Plutarco Elías Calles expidió un decreto para regular el comercio de opio, morfina y cocaína que significó en términos prácticos un cierre de las fronteras a la importación de esos productos.

El cultivo de ‘María’ se prohibió y al año siguiente le tocó el turno a la amapola, flor que hallaba fácil acomodo en el mercado al otro lado del río Bravo. La prohibición, por supuesto, no impidió que las semillas florecieran, principalmente en territorios como Sonora, Sinaloa, Chihuahua y Durango.

En el sexenio de Lázaro Cárdenas se inició una lucha contra las drogas, un programa para investigar y perseguir a los traficantes de sustancias, en la esquina oficial estaban la Policía Judicial Federal y fuerzas estadounidenses. Miguel Alemán hizo lo propio.

Dato curioso: en la década de los cincuenta y debido a su importancia para el tráfico de mala yerba hacia Estados Unidos, Sinaloa se ganó el apelativo de “Chicago con gángster de huarache”. En los sesenta la demanda de ‘Mary Popins’ del vecino creció y los traficantes mexicanos consolidaron sus estados financieros. El gobierno estadounidense endureció sus políticas antinarcóticos y el auge sin precedentes del negocio se prolongó hasta la siguiente década. Dato curioso: en 1969, el gobierno estadounidense de Richard Nixon tomó la medida de cerrar la frontera con México durante 21 días.

El maridaje entre drogas mexicanas y consumidores estadounidenses, pues, tiene su historia. En el plano específicamente nacional, la relación del gobierno con las sustancias prohibidas parece cambiar de rumbo, porque, entre otras cosas, el fuego, en este caso el de las armas, lo cambia todo.

FRACASO

La Dirección de Servicios de Investigación y Análisis de la Cámara de Diputados presentó a los legisladores, en junio de 2013, un documento titulado Legalización del consumo, producción y comercialización de las drogas. Elementos para el debate en México.

El estudio reproduce una frase lapidaria de Eduardo López Betancourt, catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México: “es innegable el fracaso de la guerra contra las drogas. La opción, (…) consistente en la ‘militarización de la lucha contra el tráfico’, ha traído consigo un incremento en la violencia y la desarticulación social y política de comunidades y poblaciones”.

Doctorado en historia y derecho, López Betancourt sostiene que no hay forma de justificar el fracaso de la cruzada prohibicionista en México por razones como el aumento paulatino en el número de consumidores de sustancias ilegales, el daño causado al tejido social y la posición privilegiada que mantiene el país como productor y país de tránsito para los productos que alteran la conciencia normal del individuo.

La portación y el consumo de algunas drogas, señala el catedrático, es muy poco permisiva, pero no del todo prohibitiva, ya que establece casos y circunstancias en que una persona puede hacer uso de determinados productos alteradores.

Uno de esos casos es el de Grace Elizalde, una niña de ocho años que padece el síndrome de Lennox-Gastaut (variante de epilepsia infantil de difícil manejo). Ella obtuvo, en septiembre pasado, un amparo judicial para importar Cannabidiol, un medicamento derivado de la marihuana. El objetivo es disminuir las cientas de convulsiones que sufre cada día. Se estima que en México hay más de cinco mil personas con ataques epilépticos difíciles de controlar.legalizar verde pan día

ZALDÍVAR

En noviembre, la Suprema Corte de la Justicia de la Nación aprobó el cultivo y consumo de ‘doña Diabla’ con fines recreativos a cuatro personas, integrantes de la Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante, cabe señalar que ninguno de los amparados es consumidor de cannabis.

El ministro Arturo Zaldívar, autor del proyecto para amparar a los solicitantes, comentó a medios nacionales e internacionales que la decisión del tribunal es simplemente el reconocimiento de que una prohibición absoluta al consumo es inconstitucional.

¿Por qué no se habían emitido fallos similares en el pasado? Según el magistrado el eje rector en el tema de las drogas ha variado, antes iban primero la salud y la seguridad, hoy van a la cabeza los derechos y la libertad.

Para el ministro Zaldívar, el Estado no tiene la posibilidad de decirle al pueblo lo que puede consumir y lo que no.

Sobre las repercusiones que tendrá la decisión de la Suprema Corte la más celebrada por Zaldívar es que si llegan otros cuatro asuntos más y el fallo es similar, habrá jurisprudencia y todos los jueces del país tendrán que adecuarse a ese criterio de privilegiar los derechos individuales y el libre albedrío. En la práctica obligaría a todos los jueces a conceder el autoconsumo.

Creo que las personas tienen el derecho a fumarla si así les apetece, dijo el magistrado en una entrevista con el diario español El País.

El 10 de noviembre, la senadora Cristina Díaz, del Partido Revolucionario Institucional, presentó una iniciativa en la cámara alta para regular el uso médico de la yerba para pacientes de epilepsia.

Pretende reformar dos artículos de la Ley General de Salud y de la Ley de Impuestos Generales de Importación y Exportación. Si obtiene el respaldo suficiente para que la iniciativa prospere, la hoja con lumbre abandonaría el listado de drogas prohibidas y se ubicaría, junto a sustancias como la morfina, entre aquellos productos que pueden recetarse.

Se estima que en México de diciembre de 2006 a diciembre de 2014, el aumento de personas que ingresaron a centro penitenciarios por delitos relacionados con posesión de drogas fue de mil 200 por ciento, datos que indican que un 60 por ciento de los ciudadanos que se encuentran detenidos en cárceles del país, fueron consignados por posesión y consumo de cannabis, un dato revelador cuando se piensa en la despenalización.

Luego del fallo de la Suprema Corte, el presidente Enrique Peña Nieto convocó a un debate nacional para analizar la legalización de la droga.

El titular del Ejecutivo federal se declaró contrario a la idea, pero reconoció que la discusión sobre levantar la prohibición no es exclusiva del país. En ese sentido, diversos analistas consideran que las autoridades mexicanas han sentido la presión política que viene del otro lado del río Bravo, donde la legalización avanza incluso en Texas.

URUGUAY

El mandato de José Mujica (2010-2015) fue ejemplar en muchos sentidos y experimental en el que aquí abordamos. En 2013 consiguió que su nación se convirtiera en el primer Estado en regular la producción, cultivo y venta de esa que tiene olor a petate quemado.

A la fecha, el gobierno uruguayo ha otorgado un par de licencias para cosechar “La buena”. En octubre pasado, Milton Romani, titular de la Junta Nacional de Drogas, anunció la producción de ocho toneladas de “cannabis charrúa” al mes, con semilla 100 por ciento nacional.

La distribución se hará mediante farmacias, la comercialización empezará en el primer semestre de 2016, se venderán hasta 10 gramos semanales a cada consumidor registrado, el costo por gramo es de 1.40 dólares (cerca de 22 pesos al tipo de cambio actual). La ley uruguaya establece un límite de 40 gramos mensuales.

Uruguay tiene 3.4 millones de habitantes y se estima que hay un mercado de 160 mil consumidores de la yerba bruja. Estos definirán si el volumen de producción se amplía o si más compañías entran a competir.

Según Milton Romani el gobierno se quedará con entre un diez y un trece por ciento de las ventas.

El cultivo para consumo propio también fue permitido, está en marcha desde mediados del año pasado y tiene dos vías: una es el formato individual, a razón de seis plantas por persona; la segunda son los clubes de consumidores, el máximo es de 99 plantas por grupo.

Organizaciones no gubernamentales estiman que en el país sudamericano cerca de 55 mil personas utilizan su ‘soñadora’ varias veces por semana y 18 mil lo hacen a diario.

Los argumentos de Mujica para legalizarla incluyen el aumento en el número de consumidores -en 25 años pasaron de mil 500 a 150 mil personas-, los evidentes malos resultados en el combate al narcotráfico -el animal creció- y la opción de hacer algo distinto para obtener un resultado diferente.

ESTADOS UNIDOSlegalizar verde pan día

Desde enero de 2014, cuatro estados de la Unión Americana han legalizado el cultivo, venta y uso del oro verde: Colorado, Washington, Alaska y Oregón.

El presidente Barack Obama se ha declarado partidario de la despenalización, 24 estados y el Distrito de Columbia tienen programas de marihuana medicinal con variaciones significativas en las condiciones, uso, permisos y derecho a cultivar.

Llama la atención, dentro de los casos de uso médico, el caso de Texas. En junio de 2014, su gobernador, Greg Abbott, promulgó una ley que autoriza el uso de aceite de cannabis con fines médicos. La iniciativa fue impulsada por dos legisladores republicanos, Kevin Eltife y Stephanie Klick.

El Estado conservador se rindió ante los argumentos de familiares de pacientes con epilepsia, demostraron que los principales beneficiados serían niños sin tratamientos legales que les ayuden a parar las convulsiones.

El gobierno texano estima que en su territorio hay cerca de 149 mil personas que padecen convulsiones intratables.

En diversas publicaciones se comenta que hasta siete demarcaciones van por el camino de permitir el uso con fines recreativos.

Los norteamericanos han dado pasos hacia la libertad de fumarla pensando también en aspectos de seguridad como disminuir el número de arrestos relacionados con los delitos de posesión o cultivo. El argumento es el siguiente: eliminando faltas menores pueden destinarse más recursos a luchar contra otros crímenes.

Se estima que un nueve por ciento de la población total de Estados Unidos (más de 28 millones de norteamericanos) ha estado involucrado en crímenes relacionados con el consumo o posesión de sustancias prohibidas. Además, se prevé que una reducción en las sentencias de prisión relacionadas con las drogas no conllevará un aumento significativo en el uso.

COLORADO

Entre los estados que ya la aprobaron, el caso destacado es Colorado, poco poblado y con una etiqueta que se inclina más hacia el lado republicano, por conservador, fue el primero en levantar la prohibición. Entre 2006 y 2008 tuvo una primera etapa de uso medicinal. En 2012 se legalizó la quema recreativa.

Los mayores de edad pueden cultivar hasta seis plantas y tener hasta una onza (28 gramos) de la yerba. También se autorizó la instalación, con licencia, de tiendas para ventas minoristas y producción de comestibles con cannabis.

Los primeros pasos no han sido fáciles. Algunas autoridades ya declaran que fue un error a partir de datos como el aumento en el número de conductores involucrados en accidentes fatales que dieron positivo al test de zacatito en su sistema.

También se critica que Colorado supere con amplitud los promedios nacionales en los indicadores de jóvenes entre los 12 y 17 años de edad y personas en el rango de los 18 a los 25 años que son fumadores frecuentes.

Otro aspecto negativo es el aumento en los casos de yerba incautada en paquetes de correo enviados desde Colorado hacia otros estados. En 2011 fueron 36, en 2012 sumaron 158 y para el primer semestre de 2013 ya eran 209 casos.

El dinero recaudado por la cannabis legal tampoco ha cumplido la expectativa. En 2014 la venta de la droga para entretener la neurona produjo 44 millones de dólares (alrededor de 704 millones de pesos), se esperaba que fueran 70 millones (cerca de mil 120 millones de pesos). Con los impuestos asociados al consumo medicinal, la cifra subió a 76 millones de dólares (mil 216 millones de pesos).

En 2014 el gobernador John Hickenlooper preveía más de 600 millones de dólares en volumen de negocio sólo en las tiendas -que no se abrieron en muchas ciudades por falta de permisos de las autoridades locales- orientadas a la quema recreativa. Todavía es más barato conseguirla en el mercado ilegal.

Detractores y defensores de la legalización coinciden en que el modelo adoptado tiene fallos. Los primeros esperan que los errores cometidos sirvan para dar marcha atrás. Los segundos consideran que alcanzar los resultados anhelados es cuestión de tiempo y ajustes legales y de mercado.

HOLANDA

En 1976 los holandeses modificaron su legislación sobre las drogas, lo que permitió el consumo de trueno verde.

La apertura, que adquirió la forma de tiendas de café autorizadas para ofertar hasta cinco gramos de la hierba por cliente, tuvo un error, los dueños de estos negocios sólo pueden almacenar hasta 500 gramos. Como el cultivo está prohibido, para mantener las existencias no queda sino recurrir al mercado negro.

Se estima que en la nación holandesa, célebre a nivel mundial por el llamado “turismo de las drogas”, existen alrededor de 40 mil plantaciones clandestinas que generan beneficios por cerca de dos mil millones de euros.

Además, la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos tiene marcada a Holanda como el mayor productor de drogas sintéticas y el mayor cultivador de yesca en territorio europeo.

En el país de los tulipanes se penaliza el tráfico, la posesión y la venta de más de 30 gramos de cannabis.

En enero de 2013 entraron en vigor a su ley sobre las drogas con el fin de limitar el acceso de turistas a las tiendas de café y de cerrar los locales ubicados a menos de 250 metros de planteles escolares.

Las razones numéricas de las reformas incluyen que 23 de cada 100 turistas visita dichos negocios mientras que más de siete de cada centena reconoce que las drogas blandas son su principal motivación para visitar Ámsterdam -la venta a extranjeros es exclusiva de esta ciudad.

Otros argumentos fueron que el tráfico ha crecido y se ha visto reforzado con una actuación más profesional de los criminales además de que la calidad de la droga producida, con un alto grado de elemento psicoactivo, constituye un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades psicóticas, dependencia y otros problemas.

Las contramedidas, sin embargo, no fueron recibidas con agrado por las autoridades de la capital del país. Se estima que en Ámsterdam se recaudan hasta 400 millones de euros al año en impuestos aplicados a las tiendas de café.

Con las reformas, los expendios de ‘mois’ sólo pueden ofertar sus servicios a clientes registrados, deben ser pues, como clubes y el número de miembros no puede sobrepasar los dos mil individuos, pero sólo holandeses o residentes legales. Además, las tiendas ubicadas cerca de escuelas deberán convertirse en bares tradicionales antes del próximo año.

OTRAS EXPERIENCIAS

En España existen clubes sociales, asociaciones de consumidores, que se organizan para autoabastecerse y no llevar su dinero al mercado negro. Las leyes españolas no contemplan que el simple consumo de drogas ilícitas sea un delito. Se estima que en el país ibérico existen alrededor de 300 clubes, buena parte se concentra en las regiones de Cataluña y el País Vasco.

A Canadá se le atribuyen dos caras a la hora de abordar la cuestión: 57 de cada 100 canadienses apoyan la regulación de la marihuana y un 65 por ciento su despenalización, incluso se contempla la opción de eliminar la persecusión policial contra el uso personal de la hierba; por el otro lado, el sistema político ha adoptado medidas para endurecer las penas por cultivo y posesión.

En Perú, el consumo de la hoja de coca nunca ha sido penalizado. La posesión de droga para consumo propio no es objeto de castigo siempre que se respeten las cantidades establecidas: hasta cinco gramos de pasta básica de cocaína, hasta dos gramos de clorhidrato de cocaína, hasta ocho gramos de marihuana o dos gramos de sus derivados, hasta un gramo de látex de opio o 200 miligramos de sus derivados o 250 miligramos de éxtasis. Cuando una persona lleva consigo dos o más tipos de drogas ya hay problemas con la ley.

Portugal legalizó la posesión de droga, marihuana, cocaína, heroína o metanfetamina, la dosis máxima de hachís permitida es de cinco gramos, la de campechana verde es de 25 gramos.

En Venezuela ser atrapado con hasta dos gramos de cocaína y 20 gramos de cannabis no lleva a la cárcel sino a tratamiento.

Corea del Norte es el único país que ha ido más allá de la legalización, allá la marihuana y el opio no son drogas.

ONU

El Informe Mundial sobre las Drogas 2015, elaborado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), pone a la Tierra como el hogar de 246 millones de consumidores de drogas dañosas.

De ese gran total 27.4 millones fueron calificados como problemáticos por padecer trastornos relacionados con sus hábitos de quema, ingesta, inyección y demás. Según la ONUDD, una de cada 20 personas entre los 15 y los 64 años de edad ha consumido sustancias ilícitas, mientras que tan sólo en 2013 hubo 187 mil 100 defunciones por causas relacionadas con las drogas. Se trata de “un número inaceptable” de pérdidas humanas.

A propósito de la marihuana, el organismo internacional, ha identificado una tendencia a la alza en el consumo en América -en particular en Estados Unidos- y Europa. El viejo continente se mantiene como uno de los mayores mercados del mundo para la resina de cannabis (hachís), pero su consumo se concentra en unos pocos países.

En una cuestión técnica con implicaciones para la salud, destaca que el cultivo mejorado de la planta, mediante acciones como el uso de cepas seleccionadas genéticamente, ha producido un aumento en el número de cosechas y un mayor rendimiento y potencia de la ‘yerbabuena’.

La potencia suele medirse por el grado de concentración de tetrahidrocannabinol (THC), su principal ingrediente psicoactivo. Por ejemplo, en Holanda, se considera que una concentración mayor al 11 por ciento de THC convierte a la ‘doña Diabla’ en una droga dura.

El aumento del THC ha sido una constante en el mercado furtivo durante el último decenio, y en la ONU señalan que existe una preocupación cada vez mayor respecto de los problemas de salud que pueden acompañar a ese constante salto de calidad.

MILES DE MILLONES

Hace una década el valor total de ventas al por menor de drogas ilícitas a nivel mundial fue estimado en 320 mil millones de dólares. Tan sólo los mercados de venta minorista en el continente americano representan 151 mil millones de dólares.

Para Naciones Unidas las ventas pequeñas de cannabis mueven 141 mil millones de dólares anuales. Estados Unidos acapara poco menos de la mitad de ese monto, 64 mil millones y se observa una tendencia a la alza en las transacciones de marihuana en su territorio.

La moreliana destinada al comercio en México tiene un precio aproximado de 80 dólares el kilo. El precio de la que es enviada a Estados Unidos se estima en 400 dólares la libra (una libra son 454 gramos) y los precios al por mayor aumentan a razón de 400 dólares por libra cada que se acumulan mil millas recorridas dentro del territorio norteamericano.

Los productores de la marihuana “sinsemilla” (de alta potencia) en EEUU reciben dos mil dólares por cada libra entregada en el lugar de la cosecha. Los precios al por mayor oscilan entre dos mil 500 y cuatro mil dólares la libra.

Las ganancias de los narcotraficantes mexicanos en el mercado mayorista estadounidense alcanzan, según la ONUDD, algún punto en la amplia franja que va desde los mil millones y los dos mil millones de dólares al año.

Si bien el mercado minorista de ventas de drogas en México es pequeño, comparado con el de su vecino, eso no impide que las organizaciones criminales disputen, con extrema violencia, esa fuente de ingresos.

Las encuestas sobre uso de drogas a nivel nacional muestra que los consumidores conocen en promedio entre seis y nueve fuentes distintas de abastecimiento. En el INEGI califican como “relativamente fácil” el acceso a sustancias ilegales, con todo y la guerra contra el narco.

IDEAS AL RESPECTO

A favor de la legalización se esgrimen argumentos como el derecho a decidir y el respeto a los actos privados de los seres humanos.

Sus partidarios señalan que al levantar la prohibición se daría un paso importante para recuperar a aquellos que han sido secuestrados por la maquinaria del tráfico, impedir las muertes por el consumo de drogas adulteradas y acabar con la búsqueda frenética de la dosis -que a veces deriva en encuentros con la autoridad zanjados con donativos extraoficiales.

Legalizar, defienden, traería consigo una reducción de los delitos, prevendría el surgimiento de nuevos delincuentes, bajaría el precio de las drogas. En un escenario sin penas para el uso recreativo, pregonan, las fuerzas de seguridad verían reducidas las opciones y los beneficios de corromperse; podrían dirigirse más recursos a perseguir los crímenes comunes, robos, violaciones, lesiones.

Significaría, sostienen, el fin de la guerra contra el narco y su costo social y económico.

En el extremo opuesto, la apertura representa darle una recepción por todo lo alto a la drogadicción, avalar la muerte, otorgarle carta de nacionalidad al desenfreno.

Legalizar, pregonan, es autorizar el daño autoinfligido con el incremento en los gastos y recursos para atender a los adictos que eso conlleva.

Además, aducen, el mercado ilícito no desaparecerá.

EL FUEGO

Las posturas pues, tienen un punto de partida similar: la defensa de la vida. La guerra contra las drogas, como México ha venido comprobando desde el sexenio de Felipe Calderón, deriva en muerte. Los productos con carga psicoactiva, legalizados o no, también derivan en muerte.

En territorio mexicano, entre diciembre de 2006 y junio de 2015, fallecieron más de 117 mil personas en hechos relacionados con el crimen organizado y el narcotráfico, en un indicador relacionado hay al menos 26 mil desaparecidos, esto según cifras oficiales, conteos de medios de comunicación e informes de organizaciones no gubernamentales.

Tan sólo los homicidios representan el 62.5 por ciento del total de defunciones estimado a nivel mundial por causas relacionadas con las drogas en 2013, si se considera la cifra de desapariciones se alcanza el 76 por ciento.

La legalización avanza y lo hace por la vía de un cultivo ancestral. En esa apertura no puede menospreciarse la influencia de la guerra contra el narco y el conflicto entre cárteles por nichos de mercado, sus resultados en términos de sangre e incógnitas sobre el destino de miles de individuos. El animal crece, dicen las cifras, y difícilmente se irá, según los pronósticos.

El uso medicinal, el permiso para el consumo recreativo, son los primeros pasos en una dirección que se presume benéfica y se tacha de irresponsable. En México, según la Encuesta Nacional de Adicciones 2011, hay 5.7 millones de usuarios de cannabis y en los últimos años, dato del Centro de Integración Juvenil, se ha convertido en la droga más consumida en 18 estados del país.

El fuego lo cambia todo, el de la hoja que se enciende, el del arma que se dispara. El debate está servido y el resultado será un viento que o bien seguirá avivando brasas ya conocidas o bien trasladará las llamas hacia un destino que se anticipa manso aunque igualmente nocivo.

legalizar verde pan día Correo-e: bernantez@hotmail.com

Fuente original del artículo: El Siglo de Torreón- https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/1178994.legalizar-el-verde-pan-de-cada-dia.html

Fuente de las imágenes: https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/fotos.php?nota=1178994

LAS APLICACIONES QUE PUEDES DARLE A LA MARIHUANA APLICADO DIRECTAMENTE SOBRE TU PIEL

Todos conocemos las formas habituales de consumir marihuana: fumada, vaporizada, comida, etc.. Sin embargo, cada vez hay más usuarios que la utilizan en tópicos directamente sobre la piel.

Existen muchas maneras de aplicar la marihuana en la piel: fricciones con alcohol, lociones, lubricantes, cremas, bálsamos, aceites, aerosoles, etc.. Son muy fáciles de utilizar y permiten aplicar CBD sobre zonas del cuerpo afectadas por el dolor. El cannabidiol (CBD) provoca un efecto sedativo en la mayoría de los casos e inhibe la transmisión de señales nerviosas asociadas al dolor.

Cualquier persona que busque un alivio en su condición médica puede beneficiarse de los tópicos de marihuana terapéutica, que además de no producir efectos psicoactivos, ofrecen una forma no adictiva de alivio del dolor.

Veamos a continuación algunas condiciones médicas donde son efectivos:

Dolor e inflamación

Si usted padece dolor e inflamación articular provocados por artritis reumatoide, la aplicación de tópicos calmantes en las zonas afectadas puede ayudar a aliviar el malestar y promover la circulación. De hecho, muchos tipos de dolor crónico, incluyendo la neuropatía diabética han mostrado claras mejoras.

Problemas en la piel

Eczemas, psoriasis, erupciones cutáneas o quemaduras pueden ser tratados con tópicos de cannabis que sanan y nutren las células de la piel. Incluso en heridas y contusiones se ha demostrado que da buenos resultados. Recomendamos tener precaución al utilizarlo en heridas abiertas.

Lesiones musculares

Lesiones deportivas, dolor de espalda, dolor muscular, tensión,.. pueden beneficiarse del efecto de los tópicos de cannabis al penetrar profundamente en el músculo. De hecho, son una herramienta muy eficaz en todo tipo de masajes.

Hay muchas ventajas en la aplicación cutánea de la marihuana: proporciona un alivio rápido, es fácil de aplicar y no proporciona el efecto psicotrópico asociado al cannabis. Sin duda, un tratamiento para mejorar la calidad de vida de los usarios.

CRÉDITOS DEL ARTÍCULO

Web: Thegreennotes

Fuente original: http://www.thegreennotes.es/mas-que-un-grow/cannabis-medicinal/aplicaci%C3%B3n-t%C3%B3pica-del-cannabis-medicinal

Fuente de la Imagen: thegreennotes.es

Tomado de: http://growlandia.com/marihuana/las-aplicaciones-que-puedes-darle-a-la-marihuana-aplicado-directamente-sobre-tu-piel/

Prehistoria del cáñamo y migraciones ancestrales hacia el Nuevo Continente Americano

Por: David Hurtado

La historia del cáñamo en el continente americano es realmente un misterio por desvelar en su totalidad, y es importante analizar la relación del hombre con el cannabis desde los tiempos más remotos. Aunque se habla muy poco y se investiga menos, sí podemos datar la presencia de Cannabis sativa L. antes de la entrada de los españoles, pero no de una forma masiva. Aunque hay muchas teorías sobre el tiempo de entrada del hombre en este continente, se sitúa hace unos 14.000 años, a través del estrecho de Bering, procedente de Asia, de donde es originario el cannabis.

(N. del Editor: Puedes visitar también a Carl Ruck en la Conferencia sobre las raíces del Cannabis. Haz clic aquí para ir a la entrada de blog)

Homo Erectus

Homo_erectus

La subclase Rosidae se remonta a 100 millones de años, y el cáñamo es más antiguo que el hombre, por eso pudimos empezar su relación con él en el medio a partir del Homo erectus, hace 1,7 millones de años. Era un homínido alto y corpulento, poseía un gran cráneo y era muy habilidoso en la creación de herramientas, además, logró la domesticación del fuego. Surgió de África y se extendió por Asia y Europa, y es la primera especie con tendencia nómada que durante cientos de miles de años migró por la Tierra. Por lo tanto, una planta que provee fibra, proteína, madera y aceite, además de su uso mágico-religioso y que crece en menos de cien días, difícilmente podría pasar desapercibida para los prácticos hombres primitivos, expertos en sobrevivir en condiciones increíblemente difíciles.

Se han encontrado muchas razas de nuevas genéticas humanas, independientes por todo el mundo, como las últimas de Rusia o como las de un “hombre” encontrado en Asia.

El Homo erectus quedó extinguido por otro grupo, posiblemente, o por agotamiento de recursos naturales, pero las tecnologías de supervivencia desarrolladas iban transmitiéndose y mejorando.

Los restos más antiguos de cannabis

El hombre de Neandertal, Homo neanderthalensis, también desaparece entre 230.000 y 28.000 años adP (antes del presente), y en el último millón y medio de años hay muchas más especies extintas, como el Homo floreciensis, hace 12.000 años. El Homo sapiens es la única especie que parece ser que aún prevalece hasta el presente.

beringstraat

Con tantas razas interactuando y desarrollándose juntas, resulta difícil imaginar que la planta no cruzara con el hombre por el estrecho de Bering, al abrirse un corredor, o incluso que llegara por otras vías. Si bien es cierto que el resto arqueológico más antiguo datado de cáñamo se encuentra en Taiwán y es de unos 10.000 años, y los americanos de 3.000 aC también. Hay teorías de que Bering incluso podía cruzarse con hielo y era usado por pueblos antiquísimos de América que llegaban de latitudes sur al Nuevo Mundo, como África. Los pueblos nómadas eran ganaderos y muchos seguían rutas comerciales. Pero siempre hubo desastres naturales y migraciones masivas.

El Pueblo Clovis

La Cultura Clovis, en honor al yacimiento de Nuevo México, se considera la primera presencia del hombre en el continente americano, a raíz del descubrimiento de un asentamiento indígena durante el pleistoceno, con antigüedades datadas en carbono 14 en torno al 13.500 adP. Y también en Sonora, en la zona Fin del Mundo, han encontrado vestigios de caza de grupos Clovis del 13.000 adP.

Sin embargo, otras evidencias arqueológicas refuerzan la teoría del poblamiento temprano preclovis. La mayoría de los arqueólogos cree que los Clovis fueron los primeros habitantes de América. El fundamento principal es la ausencia de evidencia sólida de presencia humana anterior a esos restos.

La versión clásica establecía estas fechas como las más tempranas de la llegada de poblaciones de humanos evolucionados, desde el puente de la región de Beringia, sobre el estrecho de Bering, una lengua de fondo marino que une Siberia con Alaska. Mientras el glaciar seguía retrocediendo ellos se desplazaban hacia las Montañas Rocosas, por un corredor entre el hielo, al este.

Pre-Clovis en América

Pero son innumerables los hallazgos de yacimientos históricos pre-clovis. En Centroamérica y Suramérica, indican varias culturas muy anteriores, y los arqueólogos hace mucho que venían ya compartiendo este descubrimiento gracias a ejemplos como el de Monte Verde I y II en Chile, Puerto Montt, descubierto en 1997, que registra presencia humana desde 13.000 años adP (Bonatto y Bolzano, 1997), incluso hasta más de 20.000 años adP ().

Old_America

Piedra Museo, en Argentina, Santa Cruz, es un yacimiento descubierto a finales del 1800 por Florentino Ameghino, un arqueólogo y sabio que clasificó hasta 9.000 animales extintos, la mayoría descubiertos por él. De todas partes acuden estudiosos para sus catálogos. En el 1995, Laura Miotti, también argentina, analiza los restos, que dató de 12.890 años adP.

El yacimiento de pinturas rupestres enPedra Furada, en São Raimundo Nonato, al este de Piauí, en Brasil, descubierto en 1973 por un equipo francés y brasileño, tiene registros de periodos desde 32.000 hasta incluso de 60.000 años adP, probando la presencia de hombres africanos septentrionales que llegaron a miles en embarcaciones rudimentarias a la costa del Brasil actual, mientras la Cultura Clovis se desarrollaba en el norte al mismo tiempo. Incluso hay ciudades-pueblo en toda la costa atlántica con Brasil con nombres africanos.

Continuará…

Fuente: http://growlandia.com/es/sensiseeds/7337/sensiseeds.com/es/blog/prehistoria-del-canamo-y-migraciones-ancestrales-hacia-el-nuevo-continente-americano-parte-1/

 

Kamba Rembe: el pueblo paraguayo que planta y odia a la marihuana

Por Guillermo Garat

A finales de mayo, la Secretaría Antidrogas de Paraguay (SENAD) descubrió 13 toneladas de marihuana en un carguero navegando a través del río Paraguay. El capitán del barco, alertado de que un fiscal lo escoltaba, se suicidó antes de llegar al muelle.

La marihuana decomisada del navío “salió de acá”, explica a VICE News un campesino que hace 17 años siembra, cosecha y vende cannabis en Kamba Rembe, una colonia agrícola de 4.600 habitantes perdida entre caminos de tierra roja en el departamento de San Pedro a menos de 200 kilómetros de la extensa frontera seca del Paraguay con Brasil.

El labriego dice que en el pueblo, nueve de cada diez consiguen su renta del cannabis. Este cultivador llegó a cosechar cinco hectáreas él solo. Siembra 10 kilos de semillas por hectárea y vende en su casa a cinco euros el quilo de marihuana prensada.

El ‘ladrillo’ lo llevan a la capital, Asunción. Pero también a las ciudades de Capitán Bado y Pedro Juan Caballero — fronterizas con Brasil —, a Encarnación — límite con Argentina en el Río Paraná — y hasta Uruguay o Chile.

En San Pedro, siete de cada diez hombres se dedican a la agricultura, la silvicultura, la caza, la agricultura o la ganadería. Kamba Rembe no es la excepción. Pero la falta de tecnología, de compradores honestos, el bajo precio de la mandioca y las extensiones de soja, donde trabajan pocas personas, no ayudan al desarrollo del campesinado.

La mandioca, uno de los orgullos de la colonia agrícola fundada hace 25 años, se vende a siete mil guaraníes, es decir a un euro, la bolsa de 70 quilos. Hace diez años casi la mitad de la población de San Pedro tenía alguna necesidad básica insatisfecha en su vivienda.

Uno de cada tres sampedranos estaba subocupado o desempleado. En esa época creció la plantación de cannabis. “Era la única forma de pagar a las financieras y los bancos”, destaca cerveza en mano un agricultor de cara curtida por el sol, nariz enrojecida por la bebida y uñas negras en manos ásperas.

La agricultura tradicional apenas aporta ingresos a los labriegos locales por lo que muchos han apostado por el cultivo de la marihuana. (Imagen por Guillermo Garat)

Primero la yerba mate dejó de ser rentable, luego el precio del algodón se fue al piso. La tecnificación del cultivo de maíz, tabaco y mandioca también golpeó a los agricultores locales. Apostaron por el sésamo y volvieron a perder. El precio bajó y los compradores les pagaron — les pagan — lo que quieren. Muchos pequeños productores volvieron a endeudarse.

“Los pequeños productores cosechan 1200 kilos de maíz por hectárea. Mientras que su vecino, que produce tecnificado, tira 8000. Además, en la chacra campesina hay plagas y enfermedades. El cannabis se ‘culturalizó’. Es como cualquier otra planta. Es el cultivo más rentable”, se lamenta a VICE News Marcelino Araní, educador popular de la Escuela Técnica Agraria de Kamba Rembe. “Hace tiempo que el cannabis está a la vista de todos, incluso de las autoridades”, destaca.

El jornalero rural, que en Paraguay trabaja con machete y azada, puede ganar hasta nueve euros por día durante la cosecha de cannabis que no requiere la última tecnología, sino manos. En el distrito de general Resquín, al que pertenece Kamba Rembe, jóvenes y adultos cultivan cannabis como en otras localidades de San Pedro y de los vecinos Amambay, Canindeyú y Concepción, departamentos fronterizos con Brasil donde el cultivo comenzó a finales de los años sesenta.

Abastecer al mercado suramericano

La demanda de cannabis paraguayo en Brasil es altísima. La Autoridad Fiscalizadora Internacional (JIFE), estima que el 80 por ciento de lo que se fuma en Brasil es paraguayo. También es el que se consume en el Mercosur, Chile y últimamente cruza el Chaco desértico hasta Bolivia.

La JIFE calcula que 6.000 hectáreas anuales se plantan en Paraguay. Las autoridades de la SENAD hablan de 7.000 hectáreas.

La última incursión de la SENAD en Kamba Rembe, se anunció en las radios locales. Los campesinos corrieron de las parcelas. “No buscamos detener al eslabón más débil. Cuando erradicamos es ostensible. Nos contactamos con las radios del interior del país”, explica a VICE News, Luis Rojas, director de la SENAD.

Era finales de agosto, época de cosecha, faltaban pocos días para cortar el “buche” [la flor]. Las hojas ya habían amarilleado y comenzaban a caer.

Los cultivadores sembraron una variedad llamada “mentolada”, que por sus cualidades organolépticas parece autofloreciente, se cosecha en tres meses y fue introducida en los últimos tres años.

Marihuana prensada de San Pedro. (Imagen por Guillermo Garat)

Con la clásica planta paraguaya, una sativa que alcanza dos metros sin esfuerzo, se obtienen unos 800 kilos por hectárea. Con la nueva semilla se pueden obtener hasta 2.000 y se cosecha tres veces por año. Además, el cannabis cada vez se esconde menos y convive con la huerta familiar, por lo que se ve y se huele.

Aquella última semana de agosto la policía antidroga no fue tan brutal como antes cuando, además de violencia de género, practicaban el robo de gallinas, chanchos y/o saqueaban las heladeras de un jornalero y su familia muerta de miedo.

Los niños no están tranquilos en la escuela cuando escuchan las aspas de los helicópteros o ven los camiones militares alborotar la calma pueblerina. “Los procedimientos eran muy temidos. Se creaba toda una psicosis, un problema psicológico para las criaturas”, rememora a VICE News René Noguera, director de la Escuela Técnica Agraria de Kamba Rembe.

Esta vez, la policía especializada entró en ciertas casas sin orden judicial. El cuerpo de elite robó cigarros, cerveza, carne y otros víveres a una despensa del pueblito. Fueron prepotentes, pero no golpearon, ni se llevaron a nadie detenido.

Los ‘antidrogas’ estuvieron unos días en la zona. A puro machetazo eliminaron 120 hectáreas de cannabis en unos días de trabajo. Es decir destrozaron el sustento económico de casi todo el pueblo.

Gabriel Dos Santos, dirigente del Comité de Desarrollo Sustentable de Kamba Rembe, tiene un tractor para dar vuelta la tierra de sus vecinos. Pero hace un mes que no lo mueve porque el pueblo está paralizado.”Tenés que ver lo que es el hambre, cuando hay fuego en la olla pero no hay carne”, lamenta a VICE News.

La realidad parece darle la razón. El 2 de septiembre, unos días después de la operación policial, 3.000 campesinos se reunieron en una hora para elaborar un plan de desarrollo y presentarlo al gobierno. Pararon el pueblo, llamaron a los medios de comunicación que llegaron con fotógrafos, micrófonos y cámaras.

Gabriel Dos Santos en su chacra de Kamba Rembe. Fue uno de los niños que ocuparon hace 25 años las tierras de la colonia. Hoy es su principal dirigente. (Imagen por Guillermo Garat)

El 3 de setiembre pararon el pueblo, educación, transporte y otros trabajos. Fue la primera comunidad que le puso cara al cultivo de marihuana.

El gobierno tuvo que responder. Una delegación gubernamental de veinte personas de traje y corbata se sentó en los pupitres de un aula. Enfrente, los campesinos con ropas teñidas de rojo como su tierra, hablaban de pasar a los cítricos, hortalizas, forestación, lechería y hasta gusanos de seda.

Los agricultores pidieron caminería, invernaderos, reforestar 800 hectáreas, tecnificar el cultivo de mandioca, innovar con la stevia e impulsar la caña de azúcar. También quieren aprender a gestionar las cuencas hídricas y proteger el suelo. Además anotaron necesidades en salud, vivienda y educación.

Después de la primera reunión, consiguieron 40 mil plantines de tomates, aunque faltan herramientas, tractores, media sombra y fertilizantes, están tratando de vender esa producción a un supermercado.

De sustento a ‘hierba maldita’

En Kamba Rembé nadie quiere plantar marihuana, le dicen “la hierba maldita”. Tampoco les interesa el debate de la legalización. El pueblo no quiere más marihuana, pero está en la encrucijada.

“Cuando termina un rubro económico hay dos opciones. O subsistir hasta vender la tierra o plantar cannabis. Si no el campesino vende la tierra y emigra. Así va desapareciendo la colonia”, destaca a VICE News el ingeniero agrónomo Noguera que trabaja en Kamba Rembe desde los años noventa.

Hubo un compromiso con el gobierno: habrá ayuda si terminan el cultivo de cannabis. El pueblo en asamblea, aceptó. El cultivador que llegó a cosechar cinco hectáreas él solo ya no planta. No quiere involucrar a la comunidad.

Noguera dice que algunos cultivadores podrían emigrar del pueblo, como pasó con Lima, un poblado que expulsó a los campesinos del cannabis que hace quince años se instalaron en Kamba Rembe y alrededores.

La marihuana “está mal, porque un joven puede perder su vida, su futuro y hasta su familia. Quedás mal con la sociedad, ya no te verá como un adolescente normal. Ya no te darán más trabajo. Quedarás aparte. No directamente, pero ya no te brindarán más oportunidades”, dice serio y sin gesticular a VICE News, Ángel Darío Villalba.

El joven de 19 años gusta de las hortalizas y sobre todo del tomate. Próximamente regresará de la Escuela Técnica Agrícola de Kamba Rembe.

Ángel Darío quiere un trabajo “digno” para su futuro cercano. “Si trabajás técnicamente”, la horticultura “puede dar más que el cannabis”, al menos así lo cree.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs

Fuente de la noticia: Vice- https://news.vice.com/es/article/kamba-rembe-el-pueblo-paraguayo-que-planta-y-odia-a-la-marihuana

Fuente de la imagen: http://www.snt.com.py/actualidad/el-sueno-de-kamba-rembe-1156

 

Prohibir conduce a militarizar: De la Fuente, por regular marihuana

Agencias. México, DF. Al cuestionar el enfoque prohibicionista del Estado frente al problema de las drogas, Juan Ramón de la Fuente, exsecretario de Salud, se pronuncia en favor de una respuesta positiva del gobierno mexicano para el uso de la marihuana con fines terapéuticos.

“Me parece muy, muy lamentable, casos como los de la niña Grace, que todos conocimos, y otros niños con epilepsias muy severas, cuyos padres desesperados van a un juez a solicitar un amparo para poder importar alguna de estas sustancias. Creo que México tendría que abrir esa legislación”, señala.

“(Los padres) tienen que ir a Estados Unidos, comprar estas medicinas, traerlas ilegalmente a México porque no está permitido, para dárselos a sus niños. Me parece que esto tendríamos que abrirlo. Y la Cofepris (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios) y la Secretaría de Salud, honradamente, no sé por qué han estado tan resistentes a la idea, si estamos importando otras sustancias como medicamentos para el dolor, como la morfina. ¿Por qué no hacemos algo equivalente (con la mariguana) para que esté controlado su uso por los médicos?”, se preguntó.

En entrevista con Excélsior, el exrector de la UNAM sostiene que la legalización que ha experimentado más de la mitad de Estados Unidos obliga a México a tomar en serio la posibilidad de esa ruta.

En la víspera de la presentación del libro Marihuana y salud, resultado del seminario a su cargo de estudios sobre la globalidad, De la Fuente sostiene que  “prohibir no resuelve”.

Argumenta que la descriminalización es el camino para que el Estado asuma la responsabilidad de una regulación ahora en manos del crimen organizado.

“(El prohibicionismo) es una posición donde lo que hemos dejado es que ese mercado, en lugar de que lo regule el Estado, que lo único que ha hecho es prohibirlo, lo regula el crimen organizado.

“Y lo que pretende una descriminalización es decirle al Estado no eludas esta responsabilidad, regula tú ese mercado, porque las drogas y la marihuana son nocivas –si fueran inocuas no serían drogas— y si lo dejamos en manos del crimen organizado va a seguir ocurriendo lo que está ocurriendo: el consumo se va a seguir disparando de manera totalmente incontrolable”, agrega.

Plantea que la prohibición conduce a la criminalización.

“Y tenemos cosas absurdas. Hay un estudio reciente del CIDE –que coordinó Catalina Pérez Correa—que muestra que hay, por lo menos, 150 mil jóvenes en las cárceles mexicanas por posesión de drogas. No por tráfico, no por producción. Y de esas, dos de cada tres por posesión de marihuana.

“Si bien no estoy de acuerdo como médico en que se usen drogas, sí levantaría la mano para decir que si alguien las usa, eso no lo hace un delincuente”, define.

Puntualiza que “de la criminalización pasamos a la militarización, a la guerra contra las drogas. Esa es la secuencia: prohibición, criminalización, militarización. Y ésta nos ha dejado un saldo terrible. Cientos de miles de muertos, desaparecidos, y una corrupción que, esa sí, me parece imbatible”.

Frente a esta situación, el exdirector de la Faculta de Medicina propone:

“Hagamos una reforma que permita que el Estado  participe, asuma responsabilidades, regule el mercado y, con el apoyo de expertos, nos pueda decir cuáles son los daños reales a la salud, cómo podría regularse su uso, quiénes podrían usarla, cuáles son los riesgos de usarla.

Y entonces empezamos a tener un cierto ordenamiento en lo que hasta ahora ha sido simplemente una posición prohibicionista”.

NUNCA PARA MENORES

¿Qué le puede decir la ciencia a la política y a los políticos, temerosos de meterse con un tema que la población identifica con el temor de que los jóvenes podrían ser presas de la drogadicción? —se le pregunta.

“En menores de edad, en el caso de la mariguana habría que decir no terminantemente. Hay una razón científica: el sistema nervioso central, hasta antes de los 18 años, todavía está en proceso de formación y se hace más vulnerable a un estímulo externo.

“Sería muy contundente en decir esto no puede permitirse en menores de edad, hay una razón biológica”, reitera el doctor en siquiatría.

Insistente en que él no recomienda el consumo, De la Fuente describe que, en el caso de los adultos sanos, el riesgo de caer en adicción si se usa mariguana es de 9%; de 15% si se bebe alcohol y de 32% si se fuma tabaco.

Son datos expuestos en el libro, producto del diplomado Mariguana y salud, el cual abordó desde la botánica hasta la farmacología de la planta, pasando por sus impactos sociales, internacionales, legales y clínicos.

“Hay que saber que un churrito de mariguana contiene más de 400 sustancias que son químicamente activas y pueden contener hasta 70 sustancias diferentes que tienen una actividad del tipo del tetrahidro canabinol, la sustancia que produce el mayor efecto en el sistema nervioso central”, describe.

Se trata, alerta, de “una planta compleja, hay que tenerle cuidado”.

Pero precisa: “¿Alguien se puede morir por consumir mariguana excesivamente? No hay un solo caso en la literatura mundial reportado. No hay una dosis letal. Sí lo hay para otras drogas, señaladamente las drogas más duras y el alcohol”, compara.

Explica que la ciencia tampoco ofrece evidencia de que el consumo de la mariguana conlleve al uso de otras sustancias. El punto en México, enfatiza, es que los dealers también ofrecen otras drogas.

“Si hubiera un mercado regulado, no habría ese narcomenudista que te estaría dando esos churros de mariguana, y una grapita de coca o unas pastillitas adicionales”, agrega.

“Le diría a los padres de familia que les preocupe que sus hijos puedan fumar mariguana: infórmenles, edúquenlos, díganles de qué se trata. No hay razón para ocultarles las cosas. La mejor forma de prevenir que incurran en ella como usuarios rutinarios, adictos en un momento dado, es que sepan con qué están lidiando, a qué se están enfrentando”, explica.

INCONSISTENCIA MEXICANA

Frente al cambio experimentado en 23 estados de la Unión Americana que aprobaron el uso de cannabis para fines medicinales, puntualiza que se trata de derivados procesados en presentaciones farmacológicas.

“Nadie está pensando que el doctor le va decir al enfermo: fúmese unoschurritos en su casa. No. Tampoco sirve para todo. Pero algunas cosas sí”, subraya.

En ese contexto, De la Fuente cuestiona la falta de definición para casos que requieren del fármaco.

Y califica como “una enorme inconsistencia” que mientras 23 estados del vecino país han legalizado su consumo para fines medicinales o recreativos, en una tendencia hacia la descriminalización total, que prevé como irreversible, “aquí seguimos, por la misma sustancia que allá se compra en una farmacia o en expendio autorizado, aquí seguimos dándonos de balazos”.

Por eso dice celebrar la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que impulsó el ministro Arturo Zaldívar porque, valora, abrió una puerta muy importante al defender el derecho a la autodeterminación, “a decidir lo que queremos hacer con nuestras vidas, en tanto no afecte derechos de terceros”.

Y, afirma, al permitir la producción de mariguana para consumo personal se abre la posibilidad de su regulación a nivel constitucional.

EN ABRIL, GRAN OPORTUNIDAD

Pionero en el impulso del uso del condón, cuando fue titular de Salud; activista en la defensa de la despenalización del aborto para que el Estado se hiciera cargo de evitar las muertes prevenibles por esa causa, De la Fuente pronostica que el debate sobre la mariguana estará por mucho tiempo con nosotros.

Cuestionado sobre cómo debe ordenarse esa discusión, sugiere:

“Hay que separar la parte de salud con la parte legal. Pero tiene que haber una interconexión. Me parece que la mejor forma de clasificar en este momento a las sustancias ilegales es en función de los daños a la salud. Porque eso nos permite tener una clasificación más racional que la que tenemos ahora.

“Hoy tenemos una arbitrariedad. Decimos el tabaco y el alcohol son legales, todas las demás son ilegales. Hay una cantidad de drogas nuevas, muy peligrosas, sintéticas, que son mucho más baratas. La regulación también debe implicar un control de costos y de precios”.

Y habla de sus expectativas en torno a la sesión especial a la Asamblea General de las Naciones Unidas, solicitada por Colombia, Guatemala y México, en el sexenio anterior.

De la Fuente lo intentó siendo secretario de Salud, de la mano de sus homólogos de Suecia y Portugal, a cuyo modelo en la materia califica como un referente.

Entonces no prosperó. Ahora, sin embargo, espera resultados para abril próximo.

“Estoy seguro que la Cancillería y las áreas correspondientes están ya preparando una ponencia que permita explicarle al mundo por qué lo solicitamos”, señaló.

Y augura que ya viene la flexibilización de las convenciones internacionales para dejar que los países puedan ir estructurando sus propios marcos jurídicos.

Fuente: Excélsior , difundido en http://eldemocrata.com/prohibir-conduce-a-militarizar-de-la-fuente-por-regular-marihuana/