Archivo de la etiqueta: Cannabis

Así se ve la #motalegal

Les invitamos a un recorrido por el dispensario de mariguana medicinal River Rock, en Denver, Colorado. Al entrar Norton, dueño de River Rock, nos explica el funcionamiento con uno de los pacientes que acuden a este centro medicinal.

Anuncios

Audiencias públicas para las alternativas de la regulación de la marihuana: “Regulación en relación con la seguridad pública”

Amaya Ordorika Imaz, integrante de ReverdeSer Colectivo, participó el día de hoy en la mesa “Regulación en relación con la seguridad pública”, en el marco de las Audiencias públicas para las alternativas de la regulación de la marihuana, a la que convocó la Mesa Directiva del Senado de la República.

Aquí pueden encontrar el video completo de la mesa:

 

Para el seguimiento en redes sociales busca #RegulacionResponsable

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

Legalizar el verde pan de cada día. ‘Doña Yerba’ y el fuego de la razón

Situado entre la violencia de sus cárteles y el cambio de paradigma en los Estados Unidos, México debate el sentido de su vieja relación con la marihuana.

legalizar verde pan día

El fuego lo cambió todo. Es fácil imaginar a esos primeros hombres entregados a la experimentación, sometiendo las cosas de este mundo, orgánicas e inorgánicas, al efecto de las llamas, y descubriendo, de cuando en cuando, que tal o cual regalo de los dioses produce una sensación de bienestar, una cercanía con la divinidad, un frenesí momentáneo y adictivo.

Antes de la llegada de Cristóbal Colón era habitual en las culturas del ignoto continente el uso de ciertas plantas, con elementos psicoactivos, con fines religiosos, o, dicho de otro modo, para tender puentes con el mundo de sus dioses. La marihuana no era una de ellas. Esa fue una de las contribuciones hechas por los colonizadores.

En México, la prohibición moderna sobre el uso de suministros naturistas capaces de inhibir el dolor, modificar el estado anímico o alterar las percepciones data de los gobiernos posrevolucionarios. En los años previos y porfiristas, la marihuana y la amapola se hallaban en cualquier botica, esos negocios tenían de todo.

A partir de la década de los veinte del siglo pasado, con los generales sonorenses al mando, México se alineó con las medidas adoptadas por Estados Unidos. En 1925 Plutarco Elías Calles expidió un decreto para regular el comercio de opio, morfina y cocaína que significó en términos prácticos un cierre de las fronteras a la importación de esos productos.

El cultivo de ‘María’ se prohibió y al año siguiente le tocó el turno a la amapola, flor que hallaba fácil acomodo en el mercado al otro lado del río Bravo. La prohibición, por supuesto, no impidió que las semillas florecieran, principalmente en territorios como Sonora, Sinaloa, Chihuahua y Durango.

En el sexenio de Lázaro Cárdenas se inició una lucha contra las drogas, un programa para investigar y perseguir a los traficantes de sustancias, en la esquina oficial estaban la Policía Judicial Federal y fuerzas estadounidenses. Miguel Alemán hizo lo propio.

Dato curioso: en la década de los cincuenta y debido a su importancia para el tráfico de mala yerba hacia Estados Unidos, Sinaloa se ganó el apelativo de “Chicago con gángster de huarache”. En los sesenta la demanda de ‘Mary Popins’ del vecino creció y los traficantes mexicanos consolidaron sus estados financieros. El gobierno estadounidense endureció sus políticas antinarcóticos y el auge sin precedentes del negocio se prolongó hasta la siguiente década. Dato curioso: en 1969, el gobierno estadounidense de Richard Nixon tomó la medida de cerrar la frontera con México durante 21 días.

El maridaje entre drogas mexicanas y consumidores estadounidenses, pues, tiene su historia. En el plano específicamente nacional, la relación del gobierno con las sustancias prohibidas parece cambiar de rumbo, porque, entre otras cosas, el fuego, en este caso el de las armas, lo cambia todo.

FRACASO

La Dirección de Servicios de Investigación y Análisis de la Cámara de Diputados presentó a los legisladores, en junio de 2013, un documento titulado Legalización del consumo, producción y comercialización de las drogas. Elementos para el debate en México.

El estudio reproduce una frase lapidaria de Eduardo López Betancourt, catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México: “es innegable el fracaso de la guerra contra las drogas. La opción, (…) consistente en la ‘militarización de la lucha contra el tráfico’, ha traído consigo un incremento en la violencia y la desarticulación social y política de comunidades y poblaciones”.

Doctorado en historia y derecho, López Betancourt sostiene que no hay forma de justificar el fracaso de la cruzada prohibicionista en México por razones como el aumento paulatino en el número de consumidores de sustancias ilegales, el daño causado al tejido social y la posición privilegiada que mantiene el país como productor y país de tránsito para los productos que alteran la conciencia normal del individuo.

La portación y el consumo de algunas drogas, señala el catedrático, es muy poco permisiva, pero no del todo prohibitiva, ya que establece casos y circunstancias en que una persona puede hacer uso de determinados productos alteradores.

Uno de esos casos es el de Grace Elizalde, una niña de ocho años que padece el síndrome de Lennox-Gastaut (variante de epilepsia infantil de difícil manejo). Ella obtuvo, en septiembre pasado, un amparo judicial para importar Cannabidiol, un medicamento derivado de la marihuana. El objetivo es disminuir las cientas de convulsiones que sufre cada día. Se estima que en México hay más de cinco mil personas con ataques epilépticos difíciles de controlar.legalizar verde pan día

ZALDÍVAR

En noviembre, la Suprema Corte de la Justicia de la Nación aprobó el cultivo y consumo de ‘doña Diabla’ con fines recreativos a cuatro personas, integrantes de la Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante, cabe señalar que ninguno de los amparados es consumidor de cannabis.

El ministro Arturo Zaldívar, autor del proyecto para amparar a los solicitantes, comentó a medios nacionales e internacionales que la decisión del tribunal es simplemente el reconocimiento de que una prohibición absoluta al consumo es inconstitucional.

¿Por qué no se habían emitido fallos similares en el pasado? Según el magistrado el eje rector en el tema de las drogas ha variado, antes iban primero la salud y la seguridad, hoy van a la cabeza los derechos y la libertad.

Para el ministro Zaldívar, el Estado no tiene la posibilidad de decirle al pueblo lo que puede consumir y lo que no.

Sobre las repercusiones que tendrá la decisión de la Suprema Corte la más celebrada por Zaldívar es que si llegan otros cuatro asuntos más y el fallo es similar, habrá jurisprudencia y todos los jueces del país tendrán que adecuarse a ese criterio de privilegiar los derechos individuales y el libre albedrío. En la práctica obligaría a todos los jueces a conceder el autoconsumo.

Creo que las personas tienen el derecho a fumarla si así les apetece, dijo el magistrado en una entrevista con el diario español El País.

El 10 de noviembre, la senadora Cristina Díaz, del Partido Revolucionario Institucional, presentó una iniciativa en la cámara alta para regular el uso médico de la yerba para pacientes de epilepsia.

Pretende reformar dos artículos de la Ley General de Salud y de la Ley de Impuestos Generales de Importación y Exportación. Si obtiene el respaldo suficiente para que la iniciativa prospere, la hoja con lumbre abandonaría el listado de drogas prohibidas y se ubicaría, junto a sustancias como la morfina, entre aquellos productos que pueden recetarse.

Se estima que en México de diciembre de 2006 a diciembre de 2014, el aumento de personas que ingresaron a centro penitenciarios por delitos relacionados con posesión de drogas fue de mil 200 por ciento, datos que indican que un 60 por ciento de los ciudadanos que se encuentran detenidos en cárceles del país, fueron consignados por posesión y consumo de cannabis, un dato revelador cuando se piensa en la despenalización.

Luego del fallo de la Suprema Corte, el presidente Enrique Peña Nieto convocó a un debate nacional para analizar la legalización de la droga.

El titular del Ejecutivo federal se declaró contrario a la idea, pero reconoció que la discusión sobre levantar la prohibición no es exclusiva del país. En ese sentido, diversos analistas consideran que las autoridades mexicanas han sentido la presión política que viene del otro lado del río Bravo, donde la legalización avanza incluso en Texas.

URUGUAY

El mandato de José Mujica (2010-2015) fue ejemplar en muchos sentidos y experimental en el que aquí abordamos. En 2013 consiguió que su nación se convirtiera en el primer Estado en regular la producción, cultivo y venta de esa que tiene olor a petate quemado.

A la fecha, el gobierno uruguayo ha otorgado un par de licencias para cosechar “La buena”. En octubre pasado, Milton Romani, titular de la Junta Nacional de Drogas, anunció la producción de ocho toneladas de “cannabis charrúa” al mes, con semilla 100 por ciento nacional.

La distribución se hará mediante farmacias, la comercialización empezará en el primer semestre de 2016, se venderán hasta 10 gramos semanales a cada consumidor registrado, el costo por gramo es de 1.40 dólares (cerca de 22 pesos al tipo de cambio actual). La ley uruguaya establece un límite de 40 gramos mensuales.

Uruguay tiene 3.4 millones de habitantes y se estima que hay un mercado de 160 mil consumidores de la yerba bruja. Estos definirán si el volumen de producción se amplía o si más compañías entran a competir.

Según Milton Romani el gobierno se quedará con entre un diez y un trece por ciento de las ventas.

El cultivo para consumo propio también fue permitido, está en marcha desde mediados del año pasado y tiene dos vías: una es el formato individual, a razón de seis plantas por persona; la segunda son los clubes de consumidores, el máximo es de 99 plantas por grupo.

Organizaciones no gubernamentales estiman que en el país sudamericano cerca de 55 mil personas utilizan su ‘soñadora’ varias veces por semana y 18 mil lo hacen a diario.

Los argumentos de Mujica para legalizarla incluyen el aumento en el número de consumidores -en 25 años pasaron de mil 500 a 150 mil personas-, los evidentes malos resultados en el combate al narcotráfico -el animal creció- y la opción de hacer algo distinto para obtener un resultado diferente.

ESTADOS UNIDOSlegalizar verde pan día

Desde enero de 2014, cuatro estados de la Unión Americana han legalizado el cultivo, venta y uso del oro verde: Colorado, Washington, Alaska y Oregón.

El presidente Barack Obama se ha declarado partidario de la despenalización, 24 estados y el Distrito de Columbia tienen programas de marihuana medicinal con variaciones significativas en las condiciones, uso, permisos y derecho a cultivar.

Llama la atención, dentro de los casos de uso médico, el caso de Texas. En junio de 2014, su gobernador, Greg Abbott, promulgó una ley que autoriza el uso de aceite de cannabis con fines médicos. La iniciativa fue impulsada por dos legisladores republicanos, Kevin Eltife y Stephanie Klick.

El Estado conservador se rindió ante los argumentos de familiares de pacientes con epilepsia, demostraron que los principales beneficiados serían niños sin tratamientos legales que les ayuden a parar las convulsiones.

El gobierno texano estima que en su territorio hay cerca de 149 mil personas que padecen convulsiones intratables.

En diversas publicaciones se comenta que hasta siete demarcaciones van por el camino de permitir el uso con fines recreativos.

Los norteamericanos han dado pasos hacia la libertad de fumarla pensando también en aspectos de seguridad como disminuir el número de arrestos relacionados con los delitos de posesión o cultivo. El argumento es el siguiente: eliminando faltas menores pueden destinarse más recursos a luchar contra otros crímenes.

Se estima que un nueve por ciento de la población total de Estados Unidos (más de 28 millones de norteamericanos) ha estado involucrado en crímenes relacionados con el consumo o posesión de sustancias prohibidas. Además, se prevé que una reducción en las sentencias de prisión relacionadas con las drogas no conllevará un aumento significativo en el uso.

COLORADO

Entre los estados que ya la aprobaron, el caso destacado es Colorado, poco poblado y con una etiqueta que se inclina más hacia el lado republicano, por conservador, fue el primero en levantar la prohibición. Entre 2006 y 2008 tuvo una primera etapa de uso medicinal. En 2012 se legalizó la quema recreativa.

Los mayores de edad pueden cultivar hasta seis plantas y tener hasta una onza (28 gramos) de la yerba. También se autorizó la instalación, con licencia, de tiendas para ventas minoristas y producción de comestibles con cannabis.

Los primeros pasos no han sido fáciles. Algunas autoridades ya declaran que fue un error a partir de datos como el aumento en el número de conductores involucrados en accidentes fatales que dieron positivo al test de zacatito en su sistema.

También se critica que Colorado supere con amplitud los promedios nacionales en los indicadores de jóvenes entre los 12 y 17 años de edad y personas en el rango de los 18 a los 25 años que son fumadores frecuentes.

Otro aspecto negativo es el aumento en los casos de yerba incautada en paquetes de correo enviados desde Colorado hacia otros estados. En 2011 fueron 36, en 2012 sumaron 158 y para el primer semestre de 2013 ya eran 209 casos.

El dinero recaudado por la cannabis legal tampoco ha cumplido la expectativa. En 2014 la venta de la droga para entretener la neurona produjo 44 millones de dólares (alrededor de 704 millones de pesos), se esperaba que fueran 70 millones (cerca de mil 120 millones de pesos). Con los impuestos asociados al consumo medicinal, la cifra subió a 76 millones de dólares (mil 216 millones de pesos).

En 2014 el gobernador John Hickenlooper preveía más de 600 millones de dólares en volumen de negocio sólo en las tiendas -que no se abrieron en muchas ciudades por falta de permisos de las autoridades locales- orientadas a la quema recreativa. Todavía es más barato conseguirla en el mercado ilegal.

Detractores y defensores de la legalización coinciden en que el modelo adoptado tiene fallos. Los primeros esperan que los errores cometidos sirvan para dar marcha atrás. Los segundos consideran que alcanzar los resultados anhelados es cuestión de tiempo y ajustes legales y de mercado.

HOLANDA

En 1976 los holandeses modificaron su legislación sobre las drogas, lo que permitió el consumo de trueno verde.

La apertura, que adquirió la forma de tiendas de café autorizadas para ofertar hasta cinco gramos de la hierba por cliente, tuvo un error, los dueños de estos negocios sólo pueden almacenar hasta 500 gramos. Como el cultivo está prohibido, para mantener las existencias no queda sino recurrir al mercado negro.

Se estima que en la nación holandesa, célebre a nivel mundial por el llamado “turismo de las drogas”, existen alrededor de 40 mil plantaciones clandestinas que generan beneficios por cerca de dos mil millones de euros.

Además, la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos tiene marcada a Holanda como el mayor productor de drogas sintéticas y el mayor cultivador de yesca en territorio europeo.

En el país de los tulipanes se penaliza el tráfico, la posesión y la venta de más de 30 gramos de cannabis.

En enero de 2013 entraron en vigor a su ley sobre las drogas con el fin de limitar el acceso de turistas a las tiendas de café y de cerrar los locales ubicados a menos de 250 metros de planteles escolares.

Las razones numéricas de las reformas incluyen que 23 de cada 100 turistas visita dichos negocios mientras que más de siete de cada centena reconoce que las drogas blandas son su principal motivación para visitar Ámsterdam -la venta a extranjeros es exclusiva de esta ciudad.

Otros argumentos fueron que el tráfico ha crecido y se ha visto reforzado con una actuación más profesional de los criminales además de que la calidad de la droga producida, con un alto grado de elemento psicoactivo, constituye un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades psicóticas, dependencia y otros problemas.

Las contramedidas, sin embargo, no fueron recibidas con agrado por las autoridades de la capital del país. Se estima que en Ámsterdam se recaudan hasta 400 millones de euros al año en impuestos aplicados a las tiendas de café.

Con las reformas, los expendios de ‘mois’ sólo pueden ofertar sus servicios a clientes registrados, deben ser pues, como clubes y el número de miembros no puede sobrepasar los dos mil individuos, pero sólo holandeses o residentes legales. Además, las tiendas ubicadas cerca de escuelas deberán convertirse en bares tradicionales antes del próximo año.

OTRAS EXPERIENCIAS

En España existen clubes sociales, asociaciones de consumidores, que se organizan para autoabastecerse y no llevar su dinero al mercado negro. Las leyes españolas no contemplan que el simple consumo de drogas ilícitas sea un delito. Se estima que en el país ibérico existen alrededor de 300 clubes, buena parte se concentra en las regiones de Cataluña y el País Vasco.

A Canadá se le atribuyen dos caras a la hora de abordar la cuestión: 57 de cada 100 canadienses apoyan la regulación de la marihuana y un 65 por ciento su despenalización, incluso se contempla la opción de eliminar la persecusión policial contra el uso personal de la hierba; por el otro lado, el sistema político ha adoptado medidas para endurecer las penas por cultivo y posesión.

En Perú, el consumo de la hoja de coca nunca ha sido penalizado. La posesión de droga para consumo propio no es objeto de castigo siempre que se respeten las cantidades establecidas: hasta cinco gramos de pasta básica de cocaína, hasta dos gramos de clorhidrato de cocaína, hasta ocho gramos de marihuana o dos gramos de sus derivados, hasta un gramo de látex de opio o 200 miligramos de sus derivados o 250 miligramos de éxtasis. Cuando una persona lleva consigo dos o más tipos de drogas ya hay problemas con la ley.

Portugal legalizó la posesión de droga, marihuana, cocaína, heroína o metanfetamina, la dosis máxima de hachís permitida es de cinco gramos, la de campechana verde es de 25 gramos.

En Venezuela ser atrapado con hasta dos gramos de cocaína y 20 gramos de cannabis no lleva a la cárcel sino a tratamiento.

Corea del Norte es el único país que ha ido más allá de la legalización, allá la marihuana y el opio no son drogas.

ONU

El Informe Mundial sobre las Drogas 2015, elaborado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), pone a la Tierra como el hogar de 246 millones de consumidores de drogas dañosas.

De ese gran total 27.4 millones fueron calificados como problemáticos por padecer trastornos relacionados con sus hábitos de quema, ingesta, inyección y demás. Según la ONUDD, una de cada 20 personas entre los 15 y los 64 años de edad ha consumido sustancias ilícitas, mientras que tan sólo en 2013 hubo 187 mil 100 defunciones por causas relacionadas con las drogas. Se trata de “un número inaceptable” de pérdidas humanas.

A propósito de la marihuana, el organismo internacional, ha identificado una tendencia a la alza en el consumo en América -en particular en Estados Unidos- y Europa. El viejo continente se mantiene como uno de los mayores mercados del mundo para la resina de cannabis (hachís), pero su consumo se concentra en unos pocos países.

En una cuestión técnica con implicaciones para la salud, destaca que el cultivo mejorado de la planta, mediante acciones como el uso de cepas seleccionadas genéticamente, ha producido un aumento en el número de cosechas y un mayor rendimiento y potencia de la ‘yerbabuena’.

La potencia suele medirse por el grado de concentración de tetrahidrocannabinol (THC), su principal ingrediente psicoactivo. Por ejemplo, en Holanda, se considera que una concentración mayor al 11 por ciento de THC convierte a la ‘doña Diabla’ en una droga dura.

El aumento del THC ha sido una constante en el mercado furtivo durante el último decenio, y en la ONU señalan que existe una preocupación cada vez mayor respecto de los problemas de salud que pueden acompañar a ese constante salto de calidad.

MILES DE MILLONES

Hace una década el valor total de ventas al por menor de drogas ilícitas a nivel mundial fue estimado en 320 mil millones de dólares. Tan sólo los mercados de venta minorista en el continente americano representan 151 mil millones de dólares.

Para Naciones Unidas las ventas pequeñas de cannabis mueven 141 mil millones de dólares anuales. Estados Unidos acapara poco menos de la mitad de ese monto, 64 mil millones y se observa una tendencia a la alza en las transacciones de marihuana en su territorio.

La moreliana destinada al comercio en México tiene un precio aproximado de 80 dólares el kilo. El precio de la que es enviada a Estados Unidos se estima en 400 dólares la libra (una libra son 454 gramos) y los precios al por mayor aumentan a razón de 400 dólares por libra cada que se acumulan mil millas recorridas dentro del territorio norteamericano.

Los productores de la marihuana “sinsemilla” (de alta potencia) en EEUU reciben dos mil dólares por cada libra entregada en el lugar de la cosecha. Los precios al por mayor oscilan entre dos mil 500 y cuatro mil dólares la libra.

Las ganancias de los narcotraficantes mexicanos en el mercado mayorista estadounidense alcanzan, según la ONUDD, algún punto en la amplia franja que va desde los mil millones y los dos mil millones de dólares al año.

Si bien el mercado minorista de ventas de drogas en México es pequeño, comparado con el de su vecino, eso no impide que las organizaciones criminales disputen, con extrema violencia, esa fuente de ingresos.

Las encuestas sobre uso de drogas a nivel nacional muestra que los consumidores conocen en promedio entre seis y nueve fuentes distintas de abastecimiento. En el INEGI califican como “relativamente fácil” el acceso a sustancias ilegales, con todo y la guerra contra el narco.

IDEAS AL RESPECTO

A favor de la legalización se esgrimen argumentos como el derecho a decidir y el respeto a los actos privados de los seres humanos.

Sus partidarios señalan que al levantar la prohibición se daría un paso importante para recuperar a aquellos que han sido secuestrados por la maquinaria del tráfico, impedir las muertes por el consumo de drogas adulteradas y acabar con la búsqueda frenética de la dosis -que a veces deriva en encuentros con la autoridad zanjados con donativos extraoficiales.

Legalizar, defienden, traería consigo una reducción de los delitos, prevendría el surgimiento de nuevos delincuentes, bajaría el precio de las drogas. En un escenario sin penas para el uso recreativo, pregonan, las fuerzas de seguridad verían reducidas las opciones y los beneficios de corromperse; podrían dirigirse más recursos a perseguir los crímenes comunes, robos, violaciones, lesiones.

Significaría, sostienen, el fin de la guerra contra el narco y su costo social y económico.

En el extremo opuesto, la apertura representa darle una recepción por todo lo alto a la drogadicción, avalar la muerte, otorgarle carta de nacionalidad al desenfreno.

Legalizar, pregonan, es autorizar el daño autoinfligido con el incremento en los gastos y recursos para atender a los adictos que eso conlleva.

Además, aducen, el mercado ilícito no desaparecerá.

EL FUEGO

Las posturas pues, tienen un punto de partida similar: la defensa de la vida. La guerra contra las drogas, como México ha venido comprobando desde el sexenio de Felipe Calderón, deriva en muerte. Los productos con carga psicoactiva, legalizados o no, también derivan en muerte.

En territorio mexicano, entre diciembre de 2006 y junio de 2015, fallecieron más de 117 mil personas en hechos relacionados con el crimen organizado y el narcotráfico, en un indicador relacionado hay al menos 26 mil desaparecidos, esto según cifras oficiales, conteos de medios de comunicación e informes de organizaciones no gubernamentales.

Tan sólo los homicidios representan el 62.5 por ciento del total de defunciones estimado a nivel mundial por causas relacionadas con las drogas en 2013, si se considera la cifra de desapariciones se alcanza el 76 por ciento.

La legalización avanza y lo hace por la vía de un cultivo ancestral. En esa apertura no puede menospreciarse la influencia de la guerra contra el narco y el conflicto entre cárteles por nichos de mercado, sus resultados en términos de sangre e incógnitas sobre el destino de miles de individuos. El animal crece, dicen las cifras, y difícilmente se irá, según los pronósticos.

El uso medicinal, el permiso para el consumo recreativo, son los primeros pasos en una dirección que se presume benéfica y se tacha de irresponsable. En México, según la Encuesta Nacional de Adicciones 2011, hay 5.7 millones de usuarios de cannabis y en los últimos años, dato del Centro de Integración Juvenil, se ha convertido en la droga más consumida en 18 estados del país.

El fuego lo cambia todo, el de la hoja que se enciende, el del arma que se dispara. El debate está servido y el resultado será un viento que o bien seguirá avivando brasas ya conocidas o bien trasladará las llamas hacia un destino que se anticipa manso aunque igualmente nocivo.

legalizar verde pan día Correo-e: bernantez@hotmail.com

Fuente original del artículo: El Siglo de Torreón- https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/1178994.legalizar-el-verde-pan-de-cada-dia.html

Fuente de las imágenes: https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/fotos.php?nota=1178994

LAS APLICACIONES QUE PUEDES DARLE A LA MARIHUANA APLICADO DIRECTAMENTE SOBRE TU PIEL

Todos conocemos las formas habituales de consumir marihuana: fumada, vaporizada, comida, etc.. Sin embargo, cada vez hay más usuarios que la utilizan en tópicos directamente sobre la piel.

Existen muchas maneras de aplicar la marihuana en la piel: fricciones con alcohol, lociones, lubricantes, cremas, bálsamos, aceites, aerosoles, etc.. Son muy fáciles de utilizar y permiten aplicar CBD sobre zonas del cuerpo afectadas por el dolor. El cannabidiol (CBD) provoca un efecto sedativo en la mayoría de los casos e inhibe la transmisión de señales nerviosas asociadas al dolor.

Cualquier persona que busque un alivio en su condición médica puede beneficiarse de los tópicos de marihuana terapéutica, que además de no producir efectos psicoactivos, ofrecen una forma no adictiva de alivio del dolor.

Veamos a continuación algunas condiciones médicas donde son efectivos:

Dolor e inflamación

Si usted padece dolor e inflamación articular provocados por artritis reumatoide, la aplicación de tópicos calmantes en las zonas afectadas puede ayudar a aliviar el malestar y promover la circulación. De hecho, muchos tipos de dolor crónico, incluyendo la neuropatía diabética han mostrado claras mejoras.

Problemas en la piel

Eczemas, psoriasis, erupciones cutáneas o quemaduras pueden ser tratados con tópicos de cannabis que sanan y nutren las células de la piel. Incluso en heridas y contusiones se ha demostrado que da buenos resultados. Recomendamos tener precaución al utilizarlo en heridas abiertas.

Lesiones musculares

Lesiones deportivas, dolor de espalda, dolor muscular, tensión,.. pueden beneficiarse del efecto de los tópicos de cannabis al penetrar profundamente en el músculo. De hecho, son una herramienta muy eficaz en todo tipo de masajes.

Hay muchas ventajas en la aplicación cutánea de la marihuana: proporciona un alivio rápido, es fácil de aplicar y no proporciona el efecto psicotrópico asociado al cannabis. Sin duda, un tratamiento para mejorar la calidad de vida de los usarios.

CRÉDITOS DEL ARTÍCULO

Web: Thegreennotes

Fuente original: http://www.thegreennotes.es/mas-que-un-grow/cannabis-medicinal/aplicaci%C3%B3n-t%C3%B3pica-del-cannabis-medicinal

Fuente de la Imagen: thegreennotes.es

Tomado de: http://growlandia.com/marihuana/las-aplicaciones-que-puedes-darle-a-la-marihuana-aplicado-directamente-sobre-tu-piel/

Prehistoria del cáñamo y migraciones ancestrales hacia el Nuevo Continente Americano

Por: David Hurtado

La historia del cáñamo en el continente americano es realmente un misterio por desvelar en su totalidad, y es importante analizar la relación del hombre con el cannabis desde los tiempos más remotos. Aunque se habla muy poco y se investiga menos, sí podemos datar la presencia de Cannabis sativa L. antes de la entrada de los españoles, pero no de una forma masiva. Aunque hay muchas teorías sobre el tiempo de entrada del hombre en este continente, se sitúa hace unos 14.000 años, a través del estrecho de Bering, procedente de Asia, de donde es originario el cannabis.

(N. del Editor: Puedes visitar también a Carl Ruck en la Conferencia sobre las raíces del Cannabis. Haz clic aquí para ir a la entrada de blog)

Homo Erectus

Homo_erectus

La subclase Rosidae se remonta a 100 millones de años, y el cáñamo es más antiguo que el hombre, por eso pudimos empezar su relación con él en el medio a partir del Homo erectus, hace 1,7 millones de años. Era un homínido alto y corpulento, poseía un gran cráneo y era muy habilidoso en la creación de herramientas, además, logró la domesticación del fuego. Surgió de África y se extendió por Asia y Europa, y es la primera especie con tendencia nómada que durante cientos de miles de años migró por la Tierra. Por lo tanto, una planta que provee fibra, proteína, madera y aceite, además de su uso mágico-religioso y que crece en menos de cien días, difícilmente podría pasar desapercibida para los prácticos hombres primitivos, expertos en sobrevivir en condiciones increíblemente difíciles.

Se han encontrado muchas razas de nuevas genéticas humanas, independientes por todo el mundo, como las últimas de Rusia o como las de un “hombre” encontrado en Asia.

El Homo erectus quedó extinguido por otro grupo, posiblemente, o por agotamiento de recursos naturales, pero las tecnologías de supervivencia desarrolladas iban transmitiéndose y mejorando.

Los restos más antiguos de cannabis

El hombre de Neandertal, Homo neanderthalensis, también desaparece entre 230.000 y 28.000 años adP (antes del presente), y en el último millón y medio de años hay muchas más especies extintas, como el Homo floreciensis, hace 12.000 años. El Homo sapiens es la única especie que parece ser que aún prevalece hasta el presente.

beringstraat

Con tantas razas interactuando y desarrollándose juntas, resulta difícil imaginar que la planta no cruzara con el hombre por el estrecho de Bering, al abrirse un corredor, o incluso que llegara por otras vías. Si bien es cierto que el resto arqueológico más antiguo datado de cáñamo se encuentra en Taiwán y es de unos 10.000 años, y los americanos de 3.000 aC también. Hay teorías de que Bering incluso podía cruzarse con hielo y era usado por pueblos antiquísimos de América que llegaban de latitudes sur al Nuevo Mundo, como África. Los pueblos nómadas eran ganaderos y muchos seguían rutas comerciales. Pero siempre hubo desastres naturales y migraciones masivas.

El Pueblo Clovis

La Cultura Clovis, en honor al yacimiento de Nuevo México, se considera la primera presencia del hombre en el continente americano, a raíz del descubrimiento de un asentamiento indígena durante el pleistoceno, con antigüedades datadas en carbono 14 en torno al 13.500 adP. Y también en Sonora, en la zona Fin del Mundo, han encontrado vestigios de caza de grupos Clovis del 13.000 adP.

Sin embargo, otras evidencias arqueológicas refuerzan la teoría del poblamiento temprano preclovis. La mayoría de los arqueólogos cree que los Clovis fueron los primeros habitantes de América. El fundamento principal es la ausencia de evidencia sólida de presencia humana anterior a esos restos.

La versión clásica establecía estas fechas como las más tempranas de la llegada de poblaciones de humanos evolucionados, desde el puente de la región de Beringia, sobre el estrecho de Bering, una lengua de fondo marino que une Siberia con Alaska. Mientras el glaciar seguía retrocediendo ellos se desplazaban hacia las Montañas Rocosas, por un corredor entre el hielo, al este.

Pre-Clovis en América

Pero son innumerables los hallazgos de yacimientos históricos pre-clovis. En Centroamérica y Suramérica, indican varias culturas muy anteriores, y los arqueólogos hace mucho que venían ya compartiendo este descubrimiento gracias a ejemplos como el de Monte Verde I y II en Chile, Puerto Montt, descubierto en 1997, que registra presencia humana desde 13.000 años adP (Bonatto y Bolzano, 1997), incluso hasta más de 20.000 años adP ().

Old_America

Piedra Museo, en Argentina, Santa Cruz, es un yacimiento descubierto a finales del 1800 por Florentino Ameghino, un arqueólogo y sabio que clasificó hasta 9.000 animales extintos, la mayoría descubiertos por él. De todas partes acuden estudiosos para sus catálogos. En el 1995, Laura Miotti, también argentina, analiza los restos, que dató de 12.890 años adP.

El yacimiento de pinturas rupestres enPedra Furada, en São Raimundo Nonato, al este de Piauí, en Brasil, descubierto en 1973 por un equipo francés y brasileño, tiene registros de periodos desde 32.000 hasta incluso de 60.000 años adP, probando la presencia de hombres africanos septentrionales que llegaron a miles en embarcaciones rudimentarias a la costa del Brasil actual, mientras la Cultura Clovis se desarrollaba en el norte al mismo tiempo. Incluso hay ciudades-pueblo en toda la costa atlántica con Brasil con nombres africanos.

Continuará…

Fuente: http://growlandia.com/es/sensiseeds/7337/sensiseeds.com/es/blog/prehistoria-del-canamo-y-migraciones-ancestrales-hacia-el-nuevo-continente-americano-parte-1/

 

Kamba Rembe: el pueblo paraguayo que planta y odia a la marihuana

Por Guillermo Garat

A finales de mayo, la Secretaría Antidrogas de Paraguay (SENAD) descubrió 13 toneladas de marihuana en un carguero navegando a través del río Paraguay. El capitán del barco, alertado de que un fiscal lo escoltaba, se suicidó antes de llegar al muelle.

La marihuana decomisada del navío “salió de acá”, explica a VICE News un campesino que hace 17 años siembra, cosecha y vende cannabis en Kamba Rembe, una colonia agrícola de 4.600 habitantes perdida entre caminos de tierra roja en el departamento de San Pedro a menos de 200 kilómetros de la extensa frontera seca del Paraguay con Brasil.

El labriego dice que en el pueblo, nueve de cada diez consiguen su renta del cannabis. Este cultivador llegó a cosechar cinco hectáreas él solo. Siembra 10 kilos de semillas por hectárea y vende en su casa a cinco euros el quilo de marihuana prensada.

El ‘ladrillo’ lo llevan a la capital, Asunción. Pero también a las ciudades de Capitán Bado y Pedro Juan Caballero — fronterizas con Brasil —, a Encarnación — límite con Argentina en el Río Paraná — y hasta Uruguay o Chile.

En San Pedro, siete de cada diez hombres se dedican a la agricultura, la silvicultura, la caza, la agricultura o la ganadería. Kamba Rembe no es la excepción. Pero la falta de tecnología, de compradores honestos, el bajo precio de la mandioca y las extensiones de soja, donde trabajan pocas personas, no ayudan al desarrollo del campesinado.

La mandioca, uno de los orgullos de la colonia agrícola fundada hace 25 años, se vende a siete mil guaraníes, es decir a un euro, la bolsa de 70 quilos. Hace diez años casi la mitad de la población de San Pedro tenía alguna necesidad básica insatisfecha en su vivienda.

Uno de cada tres sampedranos estaba subocupado o desempleado. En esa época creció la plantación de cannabis. “Era la única forma de pagar a las financieras y los bancos”, destaca cerveza en mano un agricultor de cara curtida por el sol, nariz enrojecida por la bebida y uñas negras en manos ásperas.

La agricultura tradicional apenas aporta ingresos a los labriegos locales por lo que muchos han apostado por el cultivo de la marihuana. (Imagen por Guillermo Garat)

Primero la yerba mate dejó de ser rentable, luego el precio del algodón se fue al piso. La tecnificación del cultivo de maíz, tabaco y mandioca también golpeó a los agricultores locales. Apostaron por el sésamo y volvieron a perder. El precio bajó y los compradores les pagaron — les pagan — lo que quieren. Muchos pequeños productores volvieron a endeudarse.

“Los pequeños productores cosechan 1200 kilos de maíz por hectárea. Mientras que su vecino, que produce tecnificado, tira 8000. Además, en la chacra campesina hay plagas y enfermedades. El cannabis se ‘culturalizó’. Es como cualquier otra planta. Es el cultivo más rentable”, se lamenta a VICE News Marcelino Araní, educador popular de la Escuela Técnica Agraria de Kamba Rembe. “Hace tiempo que el cannabis está a la vista de todos, incluso de las autoridades”, destaca.

El jornalero rural, que en Paraguay trabaja con machete y azada, puede ganar hasta nueve euros por día durante la cosecha de cannabis que no requiere la última tecnología, sino manos. En el distrito de general Resquín, al que pertenece Kamba Rembe, jóvenes y adultos cultivan cannabis como en otras localidades de San Pedro y de los vecinos Amambay, Canindeyú y Concepción, departamentos fronterizos con Brasil donde el cultivo comenzó a finales de los años sesenta.

Abastecer al mercado suramericano

La demanda de cannabis paraguayo en Brasil es altísima. La Autoridad Fiscalizadora Internacional (JIFE), estima que el 80 por ciento de lo que se fuma en Brasil es paraguayo. También es el que se consume en el Mercosur, Chile y últimamente cruza el Chaco desértico hasta Bolivia.

La JIFE calcula que 6.000 hectáreas anuales se plantan en Paraguay. Las autoridades de la SENAD hablan de 7.000 hectáreas.

La última incursión de la SENAD en Kamba Rembe, se anunció en las radios locales. Los campesinos corrieron de las parcelas. “No buscamos detener al eslabón más débil. Cuando erradicamos es ostensible. Nos contactamos con las radios del interior del país”, explica a VICE News, Luis Rojas, director de la SENAD.

Era finales de agosto, época de cosecha, faltaban pocos días para cortar el “buche” [la flor]. Las hojas ya habían amarilleado y comenzaban a caer.

Los cultivadores sembraron una variedad llamada “mentolada”, que por sus cualidades organolépticas parece autofloreciente, se cosecha en tres meses y fue introducida en los últimos tres años.

Marihuana prensada de San Pedro. (Imagen por Guillermo Garat)

Con la clásica planta paraguaya, una sativa que alcanza dos metros sin esfuerzo, se obtienen unos 800 kilos por hectárea. Con la nueva semilla se pueden obtener hasta 2.000 y se cosecha tres veces por año. Además, el cannabis cada vez se esconde menos y convive con la huerta familiar, por lo que se ve y se huele.

Aquella última semana de agosto la policía antidroga no fue tan brutal como antes cuando, además de violencia de género, practicaban el robo de gallinas, chanchos y/o saqueaban las heladeras de un jornalero y su familia muerta de miedo.

Los niños no están tranquilos en la escuela cuando escuchan las aspas de los helicópteros o ven los camiones militares alborotar la calma pueblerina. “Los procedimientos eran muy temidos. Se creaba toda una psicosis, un problema psicológico para las criaturas”, rememora a VICE News René Noguera, director de la Escuela Técnica Agraria de Kamba Rembe.

Esta vez, la policía especializada entró en ciertas casas sin orden judicial. El cuerpo de elite robó cigarros, cerveza, carne y otros víveres a una despensa del pueblito. Fueron prepotentes, pero no golpearon, ni se llevaron a nadie detenido.

Los ‘antidrogas’ estuvieron unos días en la zona. A puro machetazo eliminaron 120 hectáreas de cannabis en unos días de trabajo. Es decir destrozaron el sustento económico de casi todo el pueblo.

Gabriel Dos Santos, dirigente del Comité de Desarrollo Sustentable de Kamba Rembe, tiene un tractor para dar vuelta la tierra de sus vecinos. Pero hace un mes que no lo mueve porque el pueblo está paralizado.”Tenés que ver lo que es el hambre, cuando hay fuego en la olla pero no hay carne”, lamenta a VICE News.

La realidad parece darle la razón. El 2 de septiembre, unos días después de la operación policial, 3.000 campesinos se reunieron en una hora para elaborar un plan de desarrollo y presentarlo al gobierno. Pararon el pueblo, llamaron a los medios de comunicación que llegaron con fotógrafos, micrófonos y cámaras.

Gabriel Dos Santos en su chacra de Kamba Rembe. Fue uno de los niños que ocuparon hace 25 años las tierras de la colonia. Hoy es su principal dirigente. (Imagen por Guillermo Garat)

El 3 de setiembre pararon el pueblo, educación, transporte y otros trabajos. Fue la primera comunidad que le puso cara al cultivo de marihuana.

El gobierno tuvo que responder. Una delegación gubernamental de veinte personas de traje y corbata se sentó en los pupitres de un aula. Enfrente, los campesinos con ropas teñidas de rojo como su tierra, hablaban de pasar a los cítricos, hortalizas, forestación, lechería y hasta gusanos de seda.

Los agricultores pidieron caminería, invernaderos, reforestar 800 hectáreas, tecnificar el cultivo de mandioca, innovar con la stevia e impulsar la caña de azúcar. También quieren aprender a gestionar las cuencas hídricas y proteger el suelo. Además anotaron necesidades en salud, vivienda y educación.

Después de la primera reunión, consiguieron 40 mil plantines de tomates, aunque faltan herramientas, tractores, media sombra y fertilizantes, están tratando de vender esa producción a un supermercado.

De sustento a ‘hierba maldita’

En Kamba Rembé nadie quiere plantar marihuana, le dicen “la hierba maldita”. Tampoco les interesa el debate de la legalización. El pueblo no quiere más marihuana, pero está en la encrucijada.

“Cuando termina un rubro económico hay dos opciones. O subsistir hasta vender la tierra o plantar cannabis. Si no el campesino vende la tierra y emigra. Así va desapareciendo la colonia”, destaca a VICE News el ingeniero agrónomo Noguera que trabaja en Kamba Rembe desde los años noventa.

Hubo un compromiso con el gobierno: habrá ayuda si terminan el cultivo de cannabis. El pueblo en asamblea, aceptó. El cultivador que llegó a cosechar cinco hectáreas él solo ya no planta. No quiere involucrar a la comunidad.

Noguera dice que algunos cultivadores podrían emigrar del pueblo, como pasó con Lima, un poblado que expulsó a los campesinos del cannabis que hace quince años se instalaron en Kamba Rembe y alrededores.

La marihuana “está mal, porque un joven puede perder su vida, su futuro y hasta su familia. Quedás mal con la sociedad, ya no te verá como un adolescente normal. Ya no te darán más trabajo. Quedarás aparte. No directamente, pero ya no te brindarán más oportunidades”, dice serio y sin gesticular a VICE News, Ángel Darío Villalba.

El joven de 19 años gusta de las hortalizas y sobre todo del tomate. Próximamente regresará de la Escuela Técnica Agrícola de Kamba Rembe.

Ángel Darío quiere un trabajo “digno” para su futuro cercano. “Si trabajás técnicamente”, la horticultura “puede dar más que el cannabis”, al menos así lo cree.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs

Fuente de la noticia: Vice- https://news.vice.com/es/article/kamba-rembe-el-pueblo-paraguayo-que-planta-y-odia-a-la-marihuana

Fuente de la imagen: http://www.snt.com.py/actualidad/el-sueno-de-kamba-rembe-1156

 

Mariguana para principiantes: de Nixon al Bronco (1)

La falla no es tener una opinión sobre las drogas basada en creencias personales, el yerro gravita en colocarla por encima de un tema donde se ha comprometido el derecho a la vida, entre otros, precisamente por la violencia provocada por la guerra contra las drogas.

Por Ernesto López Portillo- @ErnestoLPV y Claudia Rodón Fonte- @rodona68

Con la mariguana sucede como con el fútbol, todo mundo tiene una opinión que considera mejor a la de los otros, sepa o no sobre el asunto. Quien nunca, alguna o muchas veces le ha pegado al balón de pronto siente que puede corregir la estrategia del mejor director técnico del mundo; o quien jamás, alguna o muchas veces ha usado la mariguana, igualmente suele ir por el mundo señalando cuál debe ser la política pública en materia de drogas. En esos casos la opinión a la que todos tenemos derecho se confunde con el saber especializado necesario para soportar la toma de decisiones, ya sea por parte de quien dirige a un equipo de fútbol o bien por quien desde un cargo público es responsable de atender el tema de las drogas. Ahora, las consecuencias no son las mismas. Malas decisiones en el primer caso cuestan perder partidos, pero en el segundo implican riesgos y daños contra los derechos humanos de las personas.

El gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, nos regaló un buen ejemplo de esta confusión diciéndonos qué piensa sobre la mariguana, al parecer sin importarle lo que hoy se sabe sobre su uso: “Todo aquél que se mete mugrero termina loco. Nunca estaría a favor de legalizarla”, dijo. La frase no podría ser más honesta, el problema es que justamente desde un discurso similar se declaró en Estados Unidos la guerra contra las drogas hace casi medio siglo y en México sus costos incluyen decenas de miles de muertes violentas.

La falla no está en que el gobernador tenga una opinión basada en sus creencias personales, el yerro gravita en que la colocó por encima de un tema donde se ha comprometido el derecho a la vida, entre otros, precisamente por la violencia provocada por esa guerra. Quizá ese gobernador dice lo que muchas otras personas en cargos de elección popular piensan y sienten; acaso ellos han decidido, precisamente por el impulso de sus prejuicios, jamás asomarse a las bibliotecas enteras que vienen reuniendo evidencia científica sobre el uso de la mariguana, acervos en donde puede encontrarse información como la siguiente.

Comencemos por recordar lo que es la mariguana. Es una planta, un arbusto que puede crecer silvestre de forma anual. Pertenece a la Familia Cannabaceae, su género es Cannabis y existen tres especies: sativa, índica y ruderalis (de mayor a menor tamaño); las primeras dos son las más consumidas y pueden hacerse cruzas que producen híbridos fértiles, por lo que hay una gran variedad de subespecies. La planta macho, conocida como cáñamo, tiene una gran variedad de usos industriales (textiles, aglomerados, aceites, papel y biocombustibles, entre otros) y es difícil distinguirla de la hembra si no ha habido floración. Las plantas hembras producen inflorescencias que son más ricas en la concentración de los principios activos (canabinoides) antes de ser fecundadas, por lo que los machos se retiran antes de liberar el polen. Los principales canabinoides son el THC y el CBD (hay más de 100 tipos); para ambos se han encontrado diversos efectos medicinales. El THC es la sustancia responsable de los efectos psicoactivos de la planta. En la actualidad hay una gran cantidad de especies que contienen una proporción THC:CBD que prioriza, bien el efecto psicoactivo (+THC) o el medicinal (+CBD).

Ahora respondamos lo siguiente: ¿hace daño el uso de la mariguana? A pesar de que la mariguana no tiene dosis letal (no se sabe de muerte alguna por sobredosis), su uso no está exento de riesgos, como ocurre con cualquiera otra sustancia psicoactiva. Fumada o ingerida, su toxicidad es mínima (si bien el efecto es más potente y duradero en el segundo caso –principalmente porque no es posible controlar la dosis-). Buscando la dosis letal, a mediados del siglo XIX se inyectaron, vía intravenosa, 57 gramos de extracto líquido de mariguana a un perro de 12 kilogramos de peso; para sorpresa de los investigadores, el perro durmió profundamente durante un día y medio y despertó sin ningún otro efecto. Tal dosis equivale a que una persona fume entre medio y un kilo de mariguana.

Los peores efectos de la mariguana, para algunos, resultan de su uso acompañado con alcohol y la posible aparición de lipotimia, mejor conocida por los más versados en su uso como “la pálida”, que es una bajada súbita de la presión sanguínea que puede ir acompañada por vómito y desmayo; el desmayo lipotímico es una reacción del organismo para adquirir una posición horizontal donde el cerebro recibe mejor flujo sanguíneo pues la mariguana aumenta el consumo de oxígeno y el alcohol es vaso dilatador. Para otras personas, un efecto no deseado de la mariguana puede ser la paranoia. Su uso no se recomienda a personas que padecen alguna enfermedad mental, personas que trabajan con maquinaria o conduciendo vehículos, a mujeres embarazadas o personas menores de 18 años, ya que no han concluido el desarrollo de su sistema nervioso central. Hay estudios en adolescentes que señalan que sucede una pérdida de memoria de corto plazo asociada al consumo, y otros donde los adolescentes presentan síndrome amotivacional; ambas situaciones se revierten al suspender dicho consumo.

Una pregunta más: ¿porqué se prohibió originalmente el uso de la mariguana? Quizá nadie sabe exactamente la “razón” por la que específicamente la mariguana se prohibió, lo que sí se sabe es que fue una política nacida en Estados Unidos y de ahí exportada al resto del mundo. Primero, en 1906, el Distrito de Columbia (D.C.) reguló el cultivo de la planta, le siguieron otros estados y en 1932 culminó con el “Uniform State Narcotic Act”, donde se convoca al resto de los gobiernos estatales a sumarse inequívocamente a la campaña nacional para criminalizar, o al menos regular el uso del cáñamo. Durante la Convención de la ONU para la Supresión del Tráfico Ilícito de Drogas Peligrosas de 1936, en Ginebra, Estados Unidos promovió un tratado para la criminalización de la mariguana, la hoja de coca y el opio; incluía el cultivo, manufacturación y distribución (exceptuando la investigación para usos médicos y científicos). No se firmó en ese momento.

Se sabe que dos compañías participaron activamente en la campaña contra la cannabis; primero DuPont, que en esas épocas estaba consolidándose en la industria petroquímica y segundo Hearst Company (hoy la multinacional Kimberly Clark), una de las principales papeleras del vecino del norte. Siendo el cáñamo una planta sumamente versátil, su producción podía amenazar a la DuPont por la producción de biodiesel –más barato que la gasolina- y a Hearst Company en la producción de papel –una hectárea de cáñamo produce cuatro veces la cantidad de papel que se logra con una de árboles-.

Junto a éstas, la ya consolidada industria tabacalera y la industria farmacéutica jugaron también un papel proactivo para forzar al entonces “Federal Bureau of Narcotics” para que se criminalizara el cultivo. Fue en ese momento que se acordó dejarla de llamar “hemp” –cáñamo- para sustituirlo por el término utilizado en aquella famosa canción mexicana de tiempos de la revolución: “la cucaracha, la cucaracha, ya no quiere caminar, porque le falta, porque no tiene, mariguana que fumar…”. Esto ayudó a consolidar el estigma sobre la planta, acompañado de una campaña mediática durante las décadas de los treinta y cuarenta, que poco a poco fue penetrando hacia al resto del mundo. Por fin lograron incluirla en la lista de las sustancias que tienen “valor terapéutico escaso o nulo” dentro de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes.

En 1972 la llamada Shafer Commission, creada dos años antes por Richard Nixon, el entonces presidente de los Estados Unidos, presentó su reporte “Mariguana, a Signal of Misunderstanding”, donde afirmó que la mariguana era menos tóxica que el alcohol y recomendó terminar con la prohibición y activar otras medidas para desalentar su uso. Sin embargo, el presidente prefirió sepultar el reporte. No sobra recordar algunas de sus palabras: “Una persona no bebe para emborracharse […] bebe para divertirse. Debes saber que la homosexualidad, la droga y la inmoralidad son los tres grandes enemigos de la sociedad”. Desde este pensamiento fundado en valores cristianos inició la guerra contra las drogas. Cuarenta y tres años después, Jaime Rodríguez Calderón, el gobernador de Nuevo León, nos recuerda que medio siglo de fracasos y violencia en la persecución de las drogas no parecen haber sido suficientes para detener la guerra en México y apoyar alternativas regulatorias inspiradas en las experiencias avanzadas en el mundo.

Terminamos esta primera entrega recordando que, según la UNODC, sólo entre el 10 y el 13% de los consumidores hace uso problemático de sustancias psicoactivas ilegales y, de ellos, apenas una fracción genera dependencia. Sobre las devastadoras consecuencias de la prohibición y persecución de la mariguana y las alternativas a la guerra hablaremos mañana en la segunda entrega.

Fuente original: Animal Político- http://www.animalpolitico.com/blogueros-ruta-critica/2015/11/03/mariguana-para-principiantes-de-nixon-al-bronco-1/

¿Entonces? ¿Qué sigue? ¿Qué hacemos?

El jueves pasado, un día después del histórico fallo de la Suprema Corte en el que concedió un amparo a 4 personas para producir, consumir y transportar mariguana con fines lúdicos, me preguntó Fly Fermín “Entonces? qué sigue??? qué hacemos???” después de resaltar que una lluvia de amparos en cadena podría afectar negativamente ya que podría haber fallos en sentido opuesto que perjudiquen la causa y el camino del necesario cambio en la política de drogas hacia una liberación y regulación integral de la cannabis.

Creo que su pregunta iba dirigida en particular a qué sigue para que las personas usuarias de esta planta puedan hacer un uso libre y recreativo en el corto plazo, y para eso vale la pena ver los seis pasos para que puedas producir, consumir y transportar mariguana legalmente que Ximena del Cerro publicó en Vice la semana pasada.

Sin embargo creo que lo que sigue va mucho más allá. Sigue lo que sigue, o como dicen lxs compas del sureste, falta lo que falta.

Sigue que detengamos esta dolorosa y absurda guerra que no queremos, no pedimos y que legitiman en nuestro nombre;

Sigue que aparezcan las personas desaparecidas para que una por una regresen a casa con quienes tienen que estar;

Sigue que dejen de morir asesinadas con violencia más de 50 personas al día, que dejen de ser detenidas entre 50 y 60 personas cada día por posesión de mariguana y por su consumo aún cuando el consumo no está tipificado como delito, que diario cientos de personas puedan quedarse en sus hogares y no ser desplazadas por la violencia, que dejen de gastar millones del presupuesto público en su estrategia de seguridad y se invierta en educación, salud, transporte y tantos otros rubros más que necesarios, demasiado dolor nos ha costado ya esta guerra;

Sigue la justicia, empezando por una amnistía y una disculpa merecida y necesaria a todas las personas que se encuentran en la cárcel sin ningún debido proceso por usar una planta, cargarla, portarla, llevarla encima pues, y por todos los delitos contra la salud que no dañaron a nadie hasta que se enfrentaron al corrupto y disfuncional sistema penal. Por otro lado, falta la justicia a los responsables de esta guerra, a los presidentes, secretarios de Estado y al ejército y a todos los funcionarios públicos que han masacrado a tanta gente, que han saqueado territorios como si les pertenecieran, que se han beneficiado en perjucio del país;

Sigue que nos reconozcamos como una sociedad madura y profundamente sabia, compuesta por una maravillosa diversidad en la que todas y todos cabemos así como somos, sin necesidad de muros ni prohibiciones, es decir, ubicándonos como unos habitantes más de esta tierra que tanto nos da y que compartimos con otros animales, plantas y varios etcéteras que son valiosos en si mismos y por sus usos medicinales y recreativos que a unxs asustan y a otrxs generan curiosidad;

Sigue que participemos de un debate que lleva muchos años abierto y creciendo exponencialmente;

Sigue darle nuestro sentido y nuestra lectura al necesario paso que dio la SCJN para reconocer que es una victoria muy nuestra, de ese amplio nosotroas que incluye a quienes fumando y dialogando han logrado romper un tabú haciendo que sus familias y comunidades no tengan que abrirse a un nuevo discurso o a una política pública, sino a aceptar a un hijo, a una hermana, a un primo, a una abuela que usa plantas medicinales (y sagradas) con fines muy variados. También integran esta lucha los pueblos y naciones originarias que desde hace tanto están en resistencia; quienes en 1940 lograron que la mariguana fuera legal; las bandas de de rock y reggae que impulsaron la liberación y aceptación de esta planta; quienes han difundido desde hace décadas esta cultura desde la redacción del primer Manifiesto pacheco de México en 1985 hasta la publicación e intento de censura de la Revista Cáñamo-México, quienes desde distintas trincheras buscan que se acaben las guerras en este país y en el resto de América Latina y el mundo, de las cuales la Guerra contra las drogas es una que legitima la violencia y genera falsos enemigos contra los cuales lucha con millones de dólares invertidos en armas y ejércitos;

Entonces ¿qué hacemos?

Lo que haga falta para que lo que sigue sea lo que guíe nuestros pasos, para que las luchas de hoy nos permitan el acceso a nuestros derechos negados el día de mañana, para que el derecho al libre desarrollo de la personalidad, a la identidad personal, a la propia imagen y a la libre autodeterminación, en relación con el principio de dignidad humana, sean una realidad en un futuro próximo al igual que el resto de los derechos que necesitamos.

Sigamos organizándonos, dialogando en semilleros, construyendo un frente común por el alto a las guerras.

Sumemos iniciativas como las que ya están en las calles, pueblos y universidades de las que forma parte una Caravana que el próximo año recorrerá Honduras, El Salvador, Guatemala y México para llegar a la Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre Drogas que se realizará del 19 al 21 de abril en Nueva York con la voz de pueblos y naciones de estos y varios otros países para mostrar las consecuencias de esta Guerra contra las flores que en realidad es contra las personas, para impulsar la discusión de alternativas que miren hacia otros horizontes posibles y deseables y para exigir un alto a la Guerra y caminar hacia la Paz que queremos.

Por Andrés HS – @hirsoler

Dedicado a quienes reivindican con su práctica cotidiana, con su disposición a romper el tabú en sus familias y comunidades, con sus manifestaciones públicas, con sus palabras en escuelas, en casas, en calles y en redes sociales, este cambio que ya dio el primer paso y que no se conformarán con poder fumar agusto hasta que alcancemos la dignidad y respeto que toda persona merece.

Gracias Marco C. por tus palabras

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

Abrir el debate sobre la mariguana, o participar de él

Escrito por Amaya Ordorika.

El pasado miércoles 4 noviembre la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió en un fallo histórico que la prohibición absoluta del cannabis es excesiva, reconociendo los derechos correlativos al consumo de cannabis de las 4 personas que interpusieron el amparo, es decir “la siembra, cultivo, cosecha, preparación, acondicionamiento, posesión, transporte, empleo, uso y, en general, todo acto relacionado con el consumo lúdico y personal de marihuana […], excluyendo expresamente los actos de comercio”. Cuatro de los 5 ministros votaron a favor del proyecto del Ministro Zaldívar que declara la inconstitucionalidad de los artículos 235, último párrafo, 237, 245, fracción I, 247, último párrafo, y 248, de la Ley General de Salud, exclusivamente a lo que se refiere al cannabis.

Poco después del anuncio de la resolución de la Corte, Enrique Peña Nieto declaró que su gobierno respeta el fallo, no obstante, insistió que tiene “alcances relativos, no absolutos” y que no implica la eliminación de las políticas que el gobierno de la República ha mantenido frente a esta planta y quienes se relacionan con ella. Sin embargo, Peña Nieto reconoció que este hecho abre un debate amplio que puede eventualmente desembocar en la regulación del cannabis.

Pero el debate nacional sobre política de drogas y, en particular, sobre la prohibición del cannabis, lleva muchos años abierto y creciendo. Sociedad civil, academia y legisladores han participado activamente en la generación de espacios para la discusión, así como en la aportación de insumos y posturas que alimenten la reflexión.

Por enlistar algunos espacios clave en los que se ha manifestado este debate: la marcha por la legalización de la mariguana se ha realizado anualmente por quince años consecutivos; la Escuela Nacional de Antropología e Historia hospeda el Congreso Historia y Práctica de las Drogas desde el 2011; la Universidad Nacional Autónoma de México realizó el Foro Internacional sobre Políticas de Regulación del Consumo de Drogas en abril de 2012; la Caravana por la Paz del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, que se llevó a cabo entre agosto y septiembre de 2012, llevaba como uno de sus cinco ejes el debate sobre la reforma de la política de drogas; en septiembre de 2013 se realizó el Foro Tricameral “De la prohibición a la regulación”  en la Cámara de Diputados, en el Senado de la República y en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal; el Senado de la República hospedó el Seminario sobre Cannabis Medicinal en septiembre de 2014; en junio de 2015 se llevó a cabo el Foro Internacional sobre Política de Drogas y Derechos Humanos; en agosto del mismo año se presentó la publicación “El impacto de las políticas de drogas en los derechos humanos: la experiencia del continente americano” y en los últimos años se han presentado múltiples iniciativas de reforma a la política de drogas. Y como estos, ha habido muchos esfuerzos más por garantizar espacios para el debate en materia de política de drogas en los últimos años.

Hablar de abrir el debate hoy es ignorar la información, las reflexiones y los argumentos ya vertidos sobre este tema a nivel nacional. Todos estos espacios han sido aprovechados por expertos y expertas en las muchas aristas que rodean el tema de la prohibición de las drogas para compartir opiniones concretas que abonan al debate, han puesto importantes insumos sobre la mesa, abierto preguntas clave y hecho intentos formales por responderlas. Pierde sentido manifestarse en abstracto sobre la necesidad de un debate abierto cuando éste tiene años sucediendo.

En este contexto la resolución de la SCJN no abre el debate, sino que es una aportación muy concreta y clara sobre el tema por parte del poder judicial que manifiesta la postura de la y los ministros de la Primera Sala: es excesiva la prohibición absoluta del cannabis y son inconstitucionales los artículos que la sostienen.

Ahora toca al poder ejecutivo participar de la creación de espacios e insumos para la reflexión en materia de política de drogas, es decir, generar las condiciones necesarias para que este debate pueda seguir creciendo, incluyendo la aportación de información. Cabe mencionar que el único instrumento que mide el consumo de drogas en el país, la Encuesta Nacional de Adicciones, no se ha realizado desde el 2011 y ha sido fuertemente criticada por deficiencias conceptuales y metodológicas. Asimismo, debe prestar atención a la pluralidad de pronunciamientos, como el manifestado en la resolución tomada en la Primera Sala de la SCJN el martes pasado.

Una de las condiciones que se deben garantizar para este debate es la apertura a la diversidad de voces y posturas que lo componen. En este contexto, principalmente debido a las declaraciones del presidente Peña Nieto, sería una contradicción y un claro acto de censura que no se conceda el certificado de licitud de título y contenido a la publicación “Cáñamo La Revista de la cultura del cannabis”.

Sumado a esto, es fundamental considerar que en algún momento próximo, el poder ejecutivo tendrá que posicionarse dentro de este debate. A nivel internacional el Estado mexicano ha llevado desde el 2012 una postura sobre la política de drogas, una postura que mantiene lejos del debate nacional. No obstante, ese posicionamiento, que a nivel internacional aparece a la vanguardia, comienza a debilitarse por la falta de coherencia con las políticas y programas implementados a nivel nacional.

Pronunciarse por la apertura del debate, como estrategia para evitar posicionarse, queda ya muy corto.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

¿Qué se discutirá hoy en la #SCJN sobre el autoconsumo de marihuana? #MarihuanaSi #GuerraNo #4Nov

¿Qué se discutirá hoy en la SCJN sobre el autoconsumo de marihuana?

La Primera Sala de la SCJN discutirá y en su caso aprobará y/o modificará la propuesta elaborada por el Ministro Arturo Zaldívar, para resolver el amparo en revisión 237/2014.

La demanda de amparo fue promovida por la Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante (SMART), en la que proponen la declaración de inconstitucionalidad de varios artículos de la Ley General de Salud, al considerarlos parte de una “política prohibicionista” que vulnera distintos derechos fundamentales.

¿Qué argumentos se utilizan en el proyecto de sentencia?

  • El Proyecto de la Primera Sala de la SCJN, considera que el principal derecho vulnerado con el actual estatus legal del uso de marihuana, es el derecho al libre desarrollo de la personalidad, así como también a la identidad personal, a la propia imagen y a la libre autodeterminación, todos en relación con el principio de dignidad humana.
  • La prohibición del consumo de marihuana por la mera autodegradación moral que implica, no persigue un propósito legítimo ni una medida idónea para proteger el derecho a la salud y al orden público, considerando que:
  1. el consumo de marihuana no influye en el aumento de la criminalidad, pues aunque en ciertos casos el consumo se asocia a conductas antijurídicas, éstas pueden explicarse por otros factores como lo es el contexto social de la persona usuaria, o al propio sistema punitivo de la droga, no al efecto producido por la substancia,
  1. el consumo de marihuana sólo es perjudicial para la salud en casos muy específicos, por lo que las medidas de restricción deben acotarse hacia aspectos como la edad y el lugar donde se puede realizar dicho consumo.
  • Se excluyen del presente proyecto los actos de comercio, tales como la distribución, enajenación y transferencia de la misma.
  • El proyecto concluye que dichos artículos de la Ley General de Salud son inconstitucionales para los quejosos, al vulnerar el libre ejercicio de varios derechos humanos y al no representar una medida idónea para proteger el bien jurídico a la salud y al orden público.

¿Qué efectos tendría si la SCJN concediera el amparo?

Sería declarada la inconstitucionalidad de los artículos 235, último párrafo, 237, 245, fracción I, 247, último párrafo, y 248, todos de la Ley General de Salud, exclusivamente a lo que se refiere a la cannabis (sativa, índica y americana, su resina, preparados y semillas) y el psicotrópico “THC” y sus variantes estereoquímicas, únicamente para las personas que presentaron el amparo.

Esto permitiría que se otorgara autorización por parte de la Secretaría de Salud (mediante la COFEPRIS), para consumir marihuana regularmente y de forma personal, lo que incluye siembra, cultivo, cosecha, preparación, acondicionamiento, posesión, transporte en cualquier forma, empleo, uso consumo y, en general, todo acto relacionado con el consumo lúdico y personal de la marihuana.

¿Cómo impactaría en el marco regulatorio de la marihuana y en la vida de las personas usuarias?

Es importante aclarar que el presente amparo sólo beneficiaria directamente a las personas que promovieron este recurso, es decir, no es una declaratoria general de inconstitucionalidad de dichos artículos.

 

Sin embargo, la resolución representaría un precedente sobre una medida alternativa a la prohibición absoluta del consumo lúdico y recreativo de marihuana, lo que podría beneficiar a una esfera más amplia de personas y no sólo a los quejosos. Un criterio emitido por la SCJN al resolver un amparo, tiene un impacto en todas las resoluciones emitidas en el sistema judicial. Por lo que cualquier persona que en otro juicio argumente tener el mismo interés que SMART, tendría posibilidad de conseguir el mismo beneficio.

 

Sin embargo, es importante aclarar que en esta resolución, la Corte NO se pronunciará respecto a la constitucionalidad de la criminalización (a las leyes punitivas) del consumo de marihuana previsto en el Código Penal Federal, pues en el presente amparo no fueron impugnadas.

Se conceda o no el amparo, el presente proyecto es una propuesta argumentativa sobre los derechos fundamentales que se limitan a los usuarios de la cannabis en el marco legal mexicano, un paso necesario para superar la prohibición absoluta de esta planta.

Escrito por Melissa Zamora

fuente de la imagen: http://lamariaguanaca.org/wp-content/uploads/2013/08/marijuana.jpg