Mirada jamaiquina a despenalización de la mariguana

La des­pe­na­li­za­ción de la ma­rihua­na, pro­pues­ta que ha ge­ne­ra­do po­lé­mi­ca en la Is­la, fue uno de los te­mas dis­cu­ti­dos du­ran­te el Diá­lo­go In­for­mal so­bre Po­lí­ti­ca de Dro­gas que tu­vo lu­gar en el Vie­jo San Juan y al que asis­tie­ron re­pre­sen­tan­tes de una do­ce­na de paí­ses de Amé­ri­ca.

Du­ran­te el diá­lo­go de tres días, cul­mi­na­do el sá­ba­do, des­per­tó par­ti­cu­lar in­te­rés el ca­so de Ja­mai­ca, don­de el pa­sa­do 15 de abril en­tró en vi­gor una ley que des­pe­na­li­za la po­se­sión de dos on­zas o me­nos de ma­rihua­na y el ac­to de fu­mar­la en pú­bli­co. Así lo in­di­có Mark Gol­ding, mi­nis­tro de Jus­ti­cia de Ja­mai­ca y pre­sen­te en el cón­cla­ve en el que par­ti­ci­pa­ron ex­per­tos y miem­bros de la so­cie­dad ci­vil.

El mi­nis­tro di­jo que el am­plio uso de la ma­rihua­na, a la que que los ja­mai­qui­nos lla­man gan­ja, tie­ne un com­po­nen­te cul­tu­ral, en par­te por­que la re­li­gión ras­ta­fa­ri -sur­gi­da en su país en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX- tie­ne en­tre sus ri­tos la in­ha­la­ción de can­na­bis. Su uso re­crea­ti­vo tam­bién es fre­cuen­te.

“La ma­rihua­na es muy usa­da en Ja­mai­ca. La cri­mi­na­li­za­ción de su uso ha re­sul­ta­do en mu­chas per­so­nas, so­bre to­do hom­bres jó­ve­nes de co­mu­ni­da­des po­bres, en­tran­do en con­flic­to con la Po­li­cía, sien­do arres­ta­dos, juz­ga­dos y te­nien­do ré­cord cri­mi­nal, lo que afec­ta su fu­tu­ro por­que cuan­do tie­nes ré­cord cri­mi­nal no pue­des ob­te­ner una vi­sa ni tra­ba­jar en el go­bierno.” Así que crea­ba pro­ble­mas e pa­ra Mark Gol­ding, mi­nis­tro de Jus­ti­cia de Ja­mai­ca, es me­jor tra­ba­jar con los pro­ble­mas de los adic­tos que en­car­ce­lar­los. in­jus­ti­cias en el país”, di­jo el mi­nis­tro en en­tre­vis­ta con El Nue­vo Día. De 12,000 a 15,000 per­so­nas eran arres­ta­das ca­da año por po­se­sión de la dro­ga, lo que nun­ca re­du­jo su uso.

“Des­de la dé­ca­da de 1970, Ja­mai­ca ha es­ta­do con­tem­plan­do ha­cer re­for­mas con re­la­ción a la ma­rihua­na. No pu­di­mos pro­ce­der por­que el mun­do no ha­bía lle­ga­do al pun­to en que lo acep­ta­ría”, sos­tu­vo el mi­nis­tro.

Su país de­ci­dió dar el pa­so al ver que Es­ta­dos Uni­dos, an­te ini­cia­ti­vas de es­ta­dos co­mo Co­lo­ra­do, Was­hing­ton y Ore­gon, fle­xi­bi­li­zó sus po­lí­ti­cas so­bre el can­na­bis tan­to a ni­vel in­terno co­mo res­pec­to a otras na­cio­nes.

“Lo pri­me­ro que hi­ci­mos, el pa­sa­do 24 de oc­tu­bre, fue que apro­ba­mos una ley que re­mue­ve del ré­cord cri­mi­nal las con­de­nas an­te­rio­res por po­se­sión de pe­que­ñas can­ti­da­des de ma­rihua­na. Cer­ca de 2,000 per­so­nas se be­ne­fi­cia­ron”, re­la­tó Gol­ding.

Otra ley, apro­ba­da por el Par­la­men­to en fe­bre­ro pa­sa­do y que en­tró en vi­gor el 15 de abril, es­ta­ble­ce mul­tas de $4.50 por la po­se­sión de dos on­zas o me­nos de la hier­ba o por fu­mar­la en pú­bli­co. An­tes con­lle­va­ba de tres a seis años de cár­cel.

Ade­más, an­ti­ci­pó que es­ta se­ma­na se ha­rán los pri­me­ros nom­bra­mien­tos pa­ra crear una au­to­ri­dad gu­ber­na­men­tal que su­per­vi­sa­rá el uso de la plan­ta pa­ra fi­nes mé­di­cos y de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, y otor­ga­rá li­cen­cias a los sem­bra­do­res.

Es­to irá de la mano de una cam­pa­ña edu­ca­ti­va so­bre las dis­po­si­cio­nes de la ley, la di­fe­ren­cia en­tre des­pe­na­li­za­ción y le­ga­li­za­ción, y los pe­li­gros de que la plan­ta sea uti­li­za­da por ni­ños y em­ba­ra­za­das. Con el di­ne­ro que ge­ne­ren las mul­tas y las li­cen­cias se re­for­za­rán pro­gra­mas de aten­ción a adic­tos y pa­cien­tes de sa­lud men­tal.

In­di­có que, en­tre los be­ne­fi­cios in­me­dia­tos, es­pe­ran una re­duc­ción de has­ta 15,000 arres­tos y ca­sos cri­mi­na­les al año, lo que ali­via­ría la car­ga de los tri­bu­na­les ja­mai­qui­nos, cu­yos jui­cios es­tán re­tra­sa­dos de­bi­do al gran vo­lu­men de ca­sos.

A me­diano y lar­go pla­zo, es­pe­ran ge­ne­rar ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca a tra­vés del tu­ris­mo mé­di­co, cen­tra­do prin­ci­pal­men­te en las pro­pie­da­des me­di­ci­na­les de la ma­rihua­na, cu­yas co­se­chas se­rían re­gu­la­das por el Es­ta­do pa­ra ga­ran­ti­zar su ca­li­dad. “Co­mo vi­si­tan­te, no me co­rres­pon­de de­cir­le a Puer­to Ri­co cuál de­be­ría ser su po­lí­ti­ca”, di­jo Gol­ding. “Lo que le di­go a to­do el mun­do es que a es­te asun­to es ne­ce­sa­rio dar­le una nue­va mi­ra­da”.

El en­cuen­tro fue aus­pi­cia­do por el Trans­na­tio­nal Ins­ti­tu­te (de Paí­ses Ba­jos), el Was­hing­ton Of­fi­ce on La­tin Ame­ri­ca e In­ter­cam­bios Puer­to Ri­co.

Tomado de: TNI- http://druglawreform.info/es/quienes-somos/en-la-prensa/item/6255-mirada-jamaiquina-a-despenalizacion-de-la-marihuana

Fuente original: El Nuevo Día (Puerto Rico)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s