Costa Rica: Un nuevo modelo para las normas penitenciarias en América Latina?

hacinamiento-en-carceles-de-costa-rica

Por Geoff Thale y Adriana Beltran de WOLA29 de Agosto de 2014

El hacinamiento carcelario es generalizado en América Latina, pero Costa Rica ha comenzado lentamente a implementar reformas políticamente sensibles pero necesarias. Esto incluye programas de formación profesional y resistencia ante leyes de drogas con condenas más duras.

El hacinamiento en las cárceles es un problema generalizado en América Latina, principalmente debido a las duras sentencias de las leyes de drogas y a presupuestos inadecuados, pero Costa Rica, puede estar poniendo un ejemplo útil para solucionarlo. En la mayoría de los países, los guardias controlan el perímetro, pero los grupos de presos o las bandas criminales se organizan y controlan la vida en el interior del recinto penitenciario. Los programas de rehabilitación y reinserción son limitados.

Como era de esperar, hay poco liderazgo político para la reforma penitenciaria; la cuestión gana pocos puntos con el público en general. Incluso los dramáticos acontecimientos – como motines carcelarios en Venezuela o incendios de prisión en la que cientos de hombres jóvenes mueren como en Honduras – no generan interés en la reforma penitenciaria. Un componente clave del sistema de justicia criminal – como elemento de disuasión, un castigo, y como proveedor de servicios de rehabilitación y reintegración que reducirán la reincidencia – las prisiones son a menudo descuidados.

Mientras que Costa Rica enfrenta crecientes problemas relacionados con las drogas, un análisis multi-país por la Oficina de Washington para América Latina sobre justicia penal y penitenciaria y los problemas persistentes en América Latina – con el objetivo de identificar soluciones estratégicas – indica que el país destaca por haber realizado, al menos, reformas modestas de sus prisiones para evitar que se conviertan en caldo de cultivo para los delincuentes y bandas cada vez más endurecidas.

Las condiciones de reclusión en Costa Rica no han estado entre las peores de América Latina, aunque el Departamento de Estado de Estados Unidos dijo en su Informe de Derechos Humanos en 2013 que eran “duras” y que “el hacinamiento, el saneamiento inadecuado, las dificultades para obtener atención médica, y la violencia entre los presos seguían siendo serios problemas”. Hasta hace muy poco, cuando las nuevas leyes de sentencia de drogas y medidas contra la delincuencia aumentaron la población penitenciaria, el sistema general no superó su capacidad. Incluso hoy en día, el sistema está en 140 por ciento de su capacidad – mucho menor que la de 200-300 por ciento visto en otros países. Las condiciones penitenciarias también parecen menos abusivas que las observadas en otros países. Un órgano de supervisión externa fue creado para proteger los derechos de los presos.

Por otra parte, el gobierno, con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), está llegando a las empresas locales para que apoyenlos programas de formación profesional para los internos.

Este proceso ha sido impulsado por los reformistas dentro del sistema de gobierno y de la cárcel, a diferencia de la mayoría de las reformas en otras partes del hemisferio impulsada por los donantes internacionales. Este es un raro ejemplo de cómo los reformistas dentro y fuera del sistema trabajaron para lograr cambios institucionales que aumentan la seguridad ciudadana en el respeto de los derechos humanos.

En este caso, desde hace mucho tiempo funcionarios de nivel medio y alto del sistema penitenciario, con el apoyo de los ministros de Justicia designados por la presidenta Laura Chinchilla, han desempeñado un papel clave en la resistencia a las presiones de los legisladores que quieren endurecer las penas, lo que aumentaría la población carcelaria. Ellos han abogado por medidas para aliviar el hacinamiento y garantizar la proporcionalidad de las penas. Al mismo tiempo, también han utilizado el préstamo del BID para defender y expandir los programas de rehabilitación y de reinserción en el sistema penitenciario.

La situación de cada país es única, y Costa Rica tiene ventajas – una tasa de criminalidad relativamente baja, una estructura estatal relativamente fuerte, una relación relativamente bien establecido para el estado de derecho – que otros carecen, pero San José ha demostrado que la reforma en este tema políticamente sensible es posible.

Fuente: http://www.csmonitor.com/World/Americas/Latin-America-Monitor/2014/0829/Costa-Rica-A-new-model-for-prison-standards-in-Latin-America

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s